Animal Político

Alberto Salcedo: 'tras 120 años, al fin seremos visibles'

En días más se promulgará la Ley de libertad religiosa; Salcedo ha sido uno de sus impulsores clave.

Alberto Salcedo, pastor y ‘anciano principal’ de la iglesia cristiana Ekklesía.

Alberto Salcedo, pastor y ‘anciano principal’ de la iglesia cristiana Ekklesía. Foto: La Razón

La Razón (Edición Impresa) / Iván Bustillos es periodista

00:00 / 10 de abril de 2019

El artículo 139 de los denominados Códigos Santa Cruz (1831) a la letra dice: “Todo el que conspire directamente y de hecho a establecer otra religión en Bolivia, o a que la República deje de profesar la religión Católica, Apostólica, Romana es traidor y sufrirá la pena de muerte”, recuerda el pastor y “anciano principal” de Ekklesía Alberto Salcedo, para remarcar la importancia de la futura Ley de libertad religiosa, organizaciones religiosas y de creencias espirituales, sancionada la semana pasada por el Senado; una ley que si bien comprende a todas las iglesias (entre ellas la Católica), en los hechos sobre todo es para las “organizaciones y creencias” no católicas.

— Esta debe ser la primera ley específica sobre libertad religiosa.

— Tiene una trascendencia muy grande, pues estamos hablando de un derecho de libertad de conciencia que no existía en el país; por eso es histórica. No es, como alguna gente de manera simplona dice, “una ley para fiscalizar los diezmos”. Garantiza el derecho a nuestra libertad de conciencia; a practicar y difundir nuestra fe; va desde los amautas, con sus creencias espirituales, hasta todo el rango de creencias que existen en Bolivia.

— Hay quien critica que estén en el mismo nivel grupos de ‘creencias espirituales’ (amautas, por ejemplo) y los de organizaciones religiosas (las iglesias). 

— Todas las naciones del mundo tienen una sola ley que rige y regula los derechos y obligaciones de las creencias en general, de todo tipo. Ese pensamiento que dice “¡cómo nos van a poner junto a los amautas!” es por falta de conocimiento, me imagino.

— ¿Cuál es la historia inmediata de esta ley?

— En el siglo XX vino el tema de que se tolera [a las religiones no católicas], pero esto no nos garantizaba ejercitar nuestra libertad de creencia a todos, simplemente nos toleraban; y cualquier dignatario de Estado sacaba resoluciones supremas [para regularnos]: por ejemplo, había la resolución de que todos los lunes deberíamos presentar a la oficina de Culto de la Cancillería la lista de nombres y carnets de identidad de quienes asistían a nuestras reuniones. A partir de esto nos vino la convicción de que no podemos seguir viviendo a capricho de autoridades.

— Era evidente la falta de una ley.

— 120 años que está la iglesia cristiana en Bolivia, y recién, cuando se promulgue la ley, en días más, seremos visibles para esta nación.

— En la actual normativa, ustedes son como una ONG. 

— Antes de eso nosotros éramos “sociedades civiles sin fines de lucro”, exactamente como un club deportivo y un sindicato. A partir de eso teníamos personerías jurídicas, la nuestra es de 1974. Y nos sujetábamos a la Dirección de Culto de la Cancillería. Luego de tener entrevistas con todos los presidentes y que no entendían de dónde salíamos, al final logramos trabajar en la Asamblea Constituyente (2006-2009); conformamos nuestra agrupación ciudadana; en Sucre presentamos 72 puntos, de los cuales nos aprobaron 57, entre ellos, la separación entre iglesia y Estado, que fue un primer gran logro.

— ¿Ustedes fueron los promotores de eso?

— Claro. Lo hemos colocado y ha sido apoyado por muchos otros.

— Entonces, coincidieron con el MAS en esto de separar iglesia y Estado. En otro gobierno no hubiera sido posible...

— Me imagino que no, porque la mayoría no entendía, y seguía sosteniendo que la Iglesia Católica era la que debía regir, y que nosotros éramos unos simpatizantes que hacíamos nuestras cosas. Entonces, esto fue en serio, y coincidió de que había esa decisión [en el MAS]. Pero el Estado Plurinacional no entendió que ese artículo cuarto de la nueva Constitución no era suficiente; o sea, ellos pensaban “ya están separados iglesia y Estado, listo”; cuando no, todavía seguíamos invisibles siendo sociedades; tuvieron que pasar varios años, desde 2009 hasta ahora, casi 10, para que nos entiendan y comprendan que necesitamos una ley de libertad religiosa y de creencias espirituales, que es lo que finalmente se ha obtenido.

— ¿Cómo se normará el diezmo? Siempre genera susceptibilidad.

— La rendición de cuentas y presentar ingresos y egresos es normal, y eso lo hacemos y seguiremos haciendo. Hay un sector que no lo hace, que no tiene personería, que trabaja, con mucho amor tal vez. Esos hay muchos; en los últimos años no había posibilidad de tener personería jurídica, porque estábamos al aire, había un vacío. Ahora sí, todos aquellos que no tienen van a acceder de manera mucho más fácil, obviamente de acuerdo con la norma, y van a poder dejar de ser invisibles y quizás irregulares.

— Pero el problema no solo es el diezmo, como dice.

— Eso quiero remarcar: nos hemos reunido con los ministerios de Educación, de Economía, de Justicia, de Culturas; con Impuestos Nacionales, la Aduana Nacional; para hablar y que esto sea coherente, porque ni Impuestos Nacionales ni nadie tenía el término de “organización religiosa” ni de iglesia. No existíamos ni en la norma, no sabían cómo aplicarnos. Y, aparte, quiero aclarar: nosotros tenemos una cadena de radio y televisión, que es una SRL (Sociedad de Responsabilidad Limitada), un ente distinto de la iglesia; tenemos una clínica, donde damos servicios, pero que tiene su propia legalidad ante el Ministerio de Salud y otros.

— ¿Cuántos finalmente cree que son con relación a la Iglesia Católica? ¿Qué fuentes hay en esto?

— De las ONG que trabajan en esto, que hacen sus encuestas; por ejemplo, la GTZ tenía, y sacó que uno de cuatro bolivianos era cristiano, estoy hablando de hace unos 12 años. Hoy día no sabemos exactamente.

— La tributación, ¿qué actividades enmarcará esto?

— Vamos a trabajar esto en el decreto reglamentario; ahí se va a establecer exactamente. La Dirección de Culto es la que trabaja eso. Obviamente plantearemos algunas cosas. Hay un aspecto que quisiera que se remarque. La idea de iglesia en Bolivia —que no sea la católica, que todos conocemos— no es conocida, no tienen idea de cómo es, por eso en nuestras normativas no figura esa palabra; en la ley hemos puesto “organizaciones religiosas” porque hay de todo, unas se llaman iglesias, otras comunidades, pero recién Bolivia va a entender qué es una iglesia, la gran mayoría.

— ¿Se mantiene esto de que son entidades no lucrativas?

— Muchos piensan que cada lunes los pastores nos reunimos ahí para ver cuánto hemos recogido [recaudado]; eso lo digo en sorna, pero no funciona así: se hace un procedimiento de control, se dan informes, se hacen auditorías, porque tenemos que hacerlo, y nadie se lleva ni un solo centavo porque no podemos distribuir, porque somos “sin lucro”. Obviamente recibimos nuestro salario, con mi esposa tenemos la bendición de ser conferencistas en varios países; también tengo mis ingresos de eso.

— El gran logro legal parece la personería.

— Para los que no la tienen, nosotros ya la tenemos; nuestra personería va a traspasarse a “organización religiosa”; vamos a adecuarnos a la nueva ley. Pero la gran mayoría va a acceder por primera vez a una personería, y va a poder acogerse a la norma, a la que todos debemos acogernos; estoy muy contento por eso, pues sus actividades ya no van a ser observadas solo por el diezmo, sino por todo el trabajo que hacen en la sociedad.

— Una ley histórica...

— Absolutamente. Eso quiero que se remarque. No es una ley para controlar la plata, es una ley para respetar nuestro derecho de conciencia y de creencia, algo que no había. No es fácil estar meses en las portadas y canales y ser denigrado por tener otra fe.

Alberto Salcedo Peñaloza. “Así que yo estoy muy feliz, celebro que salga esta ley (de Libertad religiosa), primero por nuestra libertad; segundo, porque vamos a poner en orden a todos los hermanos y hermanas, y a todas las creencias que van a vivir en este ámbito”.

Datos

Nació: En La Paz, el 13 de julio de 1950

Profesión: Licenciado en Teología.

Ocupación: Pastor y ‘anciano principal’ de la iglesia cristiana Ekklesía.

Perfil

Junto con su esposa, Silvia Camacho (también ‘anciana’ de Ekklesía), publicó el libro ‘Revolución desde adentro. El camino de un avivamiento’ (2012).

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia