Animal Político

Acciones inmediatas

Sin estas tareas urgentes, la proximidad de las lluvias pone en alto riesgo a la población paceña

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Silva Trujillo es concejal de La Paz por el MAS

11:00 / 14 de agosto de 2019

Entre el 15 y el 16 de enero de 2019, el Relleno Sanitario Nuevo Jardín, ubicado en Alpacoma, sufre un primer deslizamiento de materia sólida (basura) en un volumen aproximado de 850.000 metros cúbicos y 10.000 litros de líquidos tóxicos (lixiviados), provocando el colapso de las murallas de contención, llegando a tener contacto con las aguas del río Alpacoma, Achocalla y posiblemente penetrando a las aguas subterráneas que se encuentran debajo del relleno; realizándose posteriormente trabajos que, según la versión del Ministerio de Medio Ambiente y Aguas, no fueron bajo control sanitario ni mucho menos implementando normas ambientales, mencionando como ejemplo que el sector de reacomodo de tóxicos no fue impermeabilizado como correspondía con membrana biotérmica, sino solo se atinó a echar tierra para conformar taludes artesanales e intentar evitar el derrame hacia las cuencas del río La Paz.

A esto, y para colmo de males, en medio de este drama no podían faltar las apariciones “políticas” del Alcalde Luis Revilla y su compañero, el Gobernador Félix Patzi, quienes, con el afán de cubrir la situación, nos hicieron creer en un día “histórico” en el cual la solución había llegado, argumentando que “ya se han presentado todos los documentos a la Gobernación para que en los próximos días tengamos en funcionamiento este relleno transitorio con pleno acuerdo de la comunidad”; clamaban y no descartaban Mecapaca ni Alto Achachicala, además de plantas industrializadoras, asfalto de vías, etc. Sin embargo, ¡nada de eso sucedió! Hasta que el 29 de julio se produce el segundo deslizamiento en Alpacoma afectando a la piscina de lixiviados 9, provocando esta vez la fuga aproximada de 2000 metros cúbicos de líquidos tóxicos.

Al respecto, según declaraciones del Director del Siremu, “esas piscinas se construyeron en terrenos que TERSA adquirió de manera particular. Para hacer estas piscinas no se cuenta ni con diseño ni con estructuras. Solo hicieron la excavación de un lugar y comenzaron a utilizarlo como piscina de lixiviados”.  Asimismo, consultado sobre si los estanques o piscinas 7, 8 y 9 cuentan con licencia ambiental y si fueron autorizadas por el Siremu, respondió que “se instruyó a la operadora que adecúe y regularice su manifiesto ambiental ante la autoridad competente”. Es decir, no solamente la Celda 15, que tiene capacidad para albergar 60.000 toneladas de residuos sólidos (que podrían producirse hasta octubre de este año), sino también 3 piscinas, con capacidad de 10.000 metros cúbicos de líquidos tóxicos, están construidas fuera del perímetro del relleno sanitario sin la autorización ni licencia ambiental emitida por la autoridad competente, poniendo en serio riesgo no solo al medio ambiente sino principalmente a la salud pública de la población paceña.

El daño ya está hecho y los responsables seguramente serán sancionados; sin embargo, esa medida no soluciona el problema de fondo que aún continúa. La pregunta queda flotando: ¿qué hacemos, ahora? Hay muchos caminos, desde una mirada metropolitana hasta una nueva celda en Alpacoma. Por el poco espacio que tengo, me permito sugerir las siguientes acciones inmediatas:

Dejar de usar el problema de los residuos sólidos (basura y tóxicos) como instrumento político para victimizarnos o causarnos daño entre paceños; es urgente elaborar una agenda entre autoridades de Achocalla y La Paz, organizaciones sociales de ambos municipios, Gobernación y Gobierno nacional, para:

a) Declarar emergencia ambiental al Relleno Sanitario Nuevo Jardín de Alpacoma.

b) Ampliar el Relleno Sanitario de Alpacoma / Sak’a Churu para los próximos dos años.

c) Tramitar la autorización para la construcción de celdas y piscinas, bajo control de autoridad ambiental.

d) Efectuar el estudio, diseño y financiamiento de la Planta Metropolitana de Tratamiento de Residuos Sólidos en Mecapaca.

e) Cumplir compromisos asumidos por la Gobernación, el  GAMLP y Tersa en favor del municipio de Achocalla, como ser: asfalto de las vías entre Achocalla-El Alto y La Paz, recojo de residuos sólidos, etc.

f) Firmar convenios intergubernativos entre partes, señalando plazos y sanciones, y que sean ratificados por los entes legislativos.

g) Canalizar la cuenca Alpaco, realizar las obras civiles de contención rígida y obtener la licencia ambiental.

h) Revisar el derecho propietario en el sector y el uso de fondos públicos para su adquisición.

De no realizar acciones inmediatas, la proximidad de la época de lluvias en nuestra ciudad pone en alto riesgo la actual intemperie del Relleno Sanitario de Alpacoma, que podría afectar con daños irreparables al medio ambiente y a la salud pública de los habitantes.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia