Al volante

Familiar y atractiva, esta es la Hyundai Santa Fe 2016

La prueba de manejo del Hyundai Santa Fe 2016

La Razón Digital / Álvaro Peña Suárez / La Paz

19:09 / 23 de diciembre de 2015

Hyundai Motor Corporation está haciendo muy bien las cosas y así lo mencionan tanto clientes como analistas económicos, quienes no ocultan su sorpresa por el gran crecimiento de esta empresa a nivel internacional.

La Hyundai Tucson, la SUV (vagoneta) compacta de la firma, es uno de sus best- sellers, tanto en Bolivia como en el mundo. Pero como existen familias que necesitan de más asientos, Hyundai remoza a la Santa Fe, un vehículo que tiene los atributos de diseño de una Tucson, pero con mucha mayor capacidad.

CUANDO LO GRANDE PUEDE SER ESTILIZADO

Los cambios en la Hyundai Santa Fe 2016 son pequeños, pero dan un estilo algo más refinado a este modelo. Los aros cambian ligeramente en su estructura interna, la parrilla ahora tiene detalles en cromo y en las versiones superiores se dispone de faros antiniebla. 

Lateralmente, cambian los espejos que pueden ser abatidos manualmente. Las barras de techo solo están disponibles en las versiones superiores y las puertas tienen zócalos negros que evitan la entrada de polvo a los marcos de las puertas, por lo que al ascender o descender del vehículo las persona nos ensuciarán sus pantalones.

El despeje del suelo es bueno, considerando el segmento en el que compite la Santa Fe. Y los plásticos negros protegen  la pintura, aparte de darle un estilo “off-road”.

Los neumáticos son Nexen N8000 en medida 235/65 R17, con llantas de aleación. La llanta de repuesto es de la misma medida, incluso con el aro incluido, una gran elección.

En la parte trasera, cambia el paragolpes con una moldadura color aluminio y una nueva doble salida de escape. Las luces traseras cambiaron en su composición interna, lo que la hace ver más “Premium”.

ESPACIOSA Y CON BUENA CALIDAD

Hyundai cambió bruscamente la calidad de sus interiores. Los materiales elegidos son muy buenos, considerando siempre que Hyundai es una marca generalista.

El amplio interior se ve destacado por unos amplios asientos delanteros y traseros y, en el caso del asiento del conductor/a, se tienen regulaciones manuales, como por ejemplo para la altura.

El volante regula tanto en altura como en profundidad. En la versión probada era de plástico. También el volante tiene los controles del audio, la computadora de viaje y el sistema de manos libre vía Bluetooth.

La radio es convencional, con lector de CD/MP3/AUX/USB, tiene 4 parlantes y 2 twetters. El aire acondicionado se acciona de forma manual y en las versiones superiores incluye climatizador automático bi-zona.

La oferta de espacios porta objetos es muy buena, hay muchos posa vasos y posa botellas, como también un lugar para los lentes. Y la guantera tiene una buena capacidad al igual que la consola central. La luz ambiental LED en la consola del techo delantero es de serie.

La computadora de viaje tiene información de odómetro, autonomía de combustible y tiempo de viaje y se controla desde el volante. Los gráficos son fáciles de entender y, para buena suerte de los/las usuarios, los medidores de temperatura y de tanque de combustible son analógicos, es decir, más precisos.

El espacio de la segunda fila es muy bueno y se dispone de asientos deslizables y también reclinables. Los vents de aire acondicionado trasero son muy confortables y están en la segunda y tercera fila de asientos.

Se dispone de anclajes ISOFIX y top theter para sillas de bebé, siete cinturones inerciales y siete apoyacabezas. Un punto mejorable: solo hay dos bolsas de aire y no 10 como la versión superior, y tampoco tiene control de estabilidad ESP.

La tercera fila es chica, pero no claustrofóbica como en otros vehículos de su competencia; además se dispone de espacios porta objetos y aire acondicionado.

Con tercera fila de asientos a pleno uso, el espacio de carga se reduce a 2 maletas y con estos abatidos el espacio es formidable, mucho más si se abaten ambas filas, alcanza para poder llevar 3 bicicletas sin mayor problema. Un detalle práctico son las palancas de abatimiento de la segunda fila mediante impulso, lo que ahorra tiempo.

BUENA MECÁNICA, MANEJO ENFOCADO AL CONFORT

La Santa Fe está disponible con dos tipos de motores: l4 2.4 o V6 3.3. En el caso de nuestra prueba de manejo, la versión 2.4 fue la protagonista.

El motor 2.4 tiene 172 caballos de potencia y 229 N/m de torque, 16 válvulas, doble variador de fase y monoblock de aluminio. Se asocia a una transmisión manual de 6 velocidades o una automática de 6 velocidades.

Las suspensiones son independientes y los frenos de disco en las 4 ruedas, con sistema ABS/EBD y BA.

El manejo es muy confortable, la respuesta del motor es muy buena y rinde muy bien para un uso familiar, aunque para quienes quieran mejor desempeño la versión de 6 cilindros V6 es la adecuada.

La dirección es directa y eso da un manejo algo ágil. El corto radio el giro ayuda mucho a la hora de estacionar. Las suspensiones son algo blandas, por lo que el vehículo balancea ligeramente en curvas, pero en carretera abierta y ciudad el confort es insuperable.

El ruido externo es casi nulo, por lo que se tiene una excelente atmósfera de confort gracias a los buenos burletes del vehículo y al trabajo aerodinámico.

El motor rinde alrededor de 9,4 KM/L, muy bueno para el segmento.

La visibilidad es muy buena adelante, pero atrás hay algo de dificultad por las cortas ventanillas. Las versiones superiores tienen cámara de retro.

En conclusión, el vehículo es muy práctico, económico y conveniente.

COMPETIDORES DIRECTOS:

KIA Sorento

Nissan Pathfinder

Ford Explorer

Honda Pilot

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia