Así va la vida

Crecen renacuajos de ranas en cautiverio

Febrero de 2015 no trajo buenas noticias para las ranas habitantes del lago Titicaca. En el lado peruano, cerca de la ciudad de Puno, se encontraron cientos de batracios flotando sin vida.

Centro de custodia K’ayra, del Museo de Historia Natural Alcide d’Orbigny, en la ciudad de Cochabamba.

Centro de custodia K’ayra, del Museo de Historia Natural Alcide d’Orbigny, en la ciudad de Cochabamba. Foto: Ricardo Zurita

La Razón (Edición Impresa) / Erick Ortega / La Paz

18:41 / 05 de diciembre de 2019

A inicios de semana se conoció una buena noticia para la sobrevivencia de la familia Telmatobiidae. Tras una serie de intentos por procrear, en la actualidad ya hay embriones de esta especie, la misma que se encuentra en peligro de extinción.

Febrero de 2015 no trajo buenas noticias para las ranas habitantes del lago Titicaca. En el lado peruano, cerca de la ciudad de Puno, se encontraron cientos de batracios flotando sin vida.

Una de las especies críticamente amenazada es Telmatobius culeus, conocida como la rana gigante de la región. Es la rana acuática más grande del mundo, puede llegar a medir 145 milímetros de longitud hocico-cloaca, explica Teresa Camacho Badani, jefa del Departamento de Herpetología del Museo de Historia Natural Alcide d’Orbigny.

Abrazo del macho a la hembra para que esta expulse huevos que puedan ser fertilizados. Foto: Teresa Camacho

Tiene la piel suave y holgada, dispuesta en forma de saco con pliegues desprendidos, la cual le permite respirar en aguas a más de 3.800 metros sobre el nivel del mar. Su distribución está restringida al lago Titicaca y lagunas circundantes del departamento de La Paz en Bolivia y Puno en Perú.

“Las ranas que se han reproducido fueron rescatadas en 2015, debido a la muerte masiva en el lago Titicaca, donde cientos de ranas, entre otros animales, se encontraron sin vida flotando en el lago. Es la primera vez que se reproducen ranas de Guaqui y esto es muy importante para nuestro programa de cría en cautiverio”.

Foto: Jamil Caballero

De acá en adelante queda el trabajo de conservación, que involucra muchos factores. “Antes de pensar en la reintroducción de individuos hay que mitigar las amenazas que tienen en la naturaleza, en el lago existen varias para esta especie, entre ellas están la contaminación, el tráfico, las enfermedades y otras”, añade la experta.

El lago Titicaca es compartido con Perú, es por esto que es necesario un trabajo conjunto. En 2018 se realizó un plan de acción binacional donde se dan líneas de acciones prioritarias para la conservación de esta especie, el cual incluye comunicación, monitoreo en el lago, análisis poblacionales, genéticos, etc.

Este exitoso proyecto, en el que los renacuajos van creciendo a buen ritmo, se realiza en el centro de custodia K’ayra, del Museo de Historia Natural Alcide d’Orbigny, en la ciudad de Cochabamba. Es un centro exclusivo para la conservación de anfibios en Bolivia. Allí hay unos 300 individuos de cinco especies amenazadas, como la rana del Titicaca y la rana de Sehuencas (Telmatobius yuracare).

Los investigadores de K’ayra están pendientes del éxito de la misión, esperan que puedan salvar a la especie de la extinción. (05/12/19)

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia