Sociedad

Ariana Campero: ‘Al penalizar el aborto en su totalidad solo tendremos cárceles repletas de mujeres’

La ministra de Salud, Ariana Campero, es la más joven del gabinete de Evo Morales. Ella recibió a La Razón en su despacho para explicar por qué el aborto es un tema de salud pública, como sostuvo en su defensa de la ampliación de las causales en el proyecto de Ley del Código Penal, ante la Asamblea. La autoridad aseguró que ninguna decisión en salud puede estar limitada a preceptos religiosos.

La ministra de Salud, Ariana Campero.

La ministra de Salud, Ariana Campero. Foto: Wara Vargas

La Razón (Edición Impresa) / Wilma Pérez / La Paz

11:05 / 25 de septiembre de 2017

La Cámara de Diputados tratará en breve el proyecto de Ley del Código de Sistema Penal, en su estación en detalle. Uno de los artículos más polémicos es el 154 porque amplía de cinco a nueve las causales del aborto impune, hasta las ocho semanas de gestación, contemplando la situación de pobreza extrema de la mujer, si es estudiante o si tiene tres o más hijos.

El actual Código Penal sanciona el aborto con hasta tres años de cárcel fuera de las causales vigentes: cuando la vida de la madre está en riesgo, el embarazo sea producto de violación o incesto, o la progenitora sea niña o adolescente.

La ministra de Salud, Ariana Campero, defendió en abril la propuesta ante los legisladores bajo el argumento de que su aprobación reducirá las muertes maternas por abortos ilegales. Ella explicó a  La Razón las causas por las que el Gobierno defiende la iniciativa.

— ¿Cuál es la situación del aborto en Bolivia?

— En el marco legal hay una sentencia del Tribunal Constitucional, de 2014, y un protocolo aprobado por el Ministerio de Salud en 2015 para realizar los abortos cuando hay estupro, violación y la vida de la madre esté en riesgo. Con esta sentencia se realizaron 42 abortos desde 2014.

Esa es la situación legal del aborto en el país, pero para lo real este ministerio encaminó un estudio de mortalidad materna con encuestadores médicos y esto nos permitió tener una visión más amplia, pues se estableció que el aborto es la tercera causa de muerte materna en Bolivia y que puede incrementarse según el comportamiento regional, pero nos establece que el 13% de las muertes es por abortos que se dieron por condiciones insalubres.

— ¿Esta práctica es recurrente?

— Es importante indicar que el aborto es una realidad del país y que el sistema de salud no puede omitir una realidad. La mujer aborta desde hace décadas, por lo tanto, con aprobación o no de las nuevas causales del proyecto de ley, la mujer aborta y abortará siempre, eso no podremos impedirlo, así le cueste la vida.Ahora, ¿vamos a meter a la cárcel a esa mujer que puso en riesgo su vida? o vamos a garantizarle mínimamente una condición segura. Pueden pasar siglos, el aborto no se va a parar al penalizarlo en su totalidad, con eso solamente vamos a tener cárceles saturadas de mujeres que arriesgaron la vida.

— ¿Cuántas mujeres mueren por abortos clandestinos?

— Hablamos de abortos inducidos, cuando las mujeres acceden a centros clandestinos o a pastillas abortivas que se administran de manera inadecuada, y en muchos casos les provoca hemorragia y llegan de emergencia a los hospitales, algunas son internadas días después de haberse practicado el legrado y son sépticos (infectados).

Se calcula que al sistema nacional de salud llegan cada día 115 mujeres con aborto inducido, pero es complejo precisar un número cerrado al ser penalizado, no hay forma de especificar. De todas maneras las mujeres de cualquier edad, adolescentes o adultas, acceden a esta práctica por diversas formas, muchas toman hierbas, van a lugares clandestinos, se introducen objetos en la vagina y otros más.

— ¿Qué opina sobre el accionar de los médicos al denunciar a las mujeres que abortan?, ¿podría empeorar esto la clandestinidad de la práctica?

— Algunos profesionales, sobre todo del Colegio Médico de La Paz, buscan denunciar a mujeres que se realizan un aborto, y lo único que consiguen es que ellas ya no acudan a un establecimiento de salud. Por ello, en vez del 13% de mortalidad por abortos en condiciones insalubres, vamos a subir al 17%.

— ¿Hay casos de doble moral?

— Hay un grupo de médicos a los que critico como Ministra de Salud, pero sobre todo como mujer, porque aplican una doble moral. Si bien denuncian los casos de abortos inducidos que llegan al sistema de salud, me pregunto si esos mismos profesionales también denunciaron cuando atendieron a mujeres golpeadas, incluso embarazadas o violadas, como dice la 345 (Ley para Garantizar a las Mujeres una Vida Libre de Violencia).

Yo quisiera saber si en agosto, mes en el que hubo ocho denuncias, todas derivadas al Ministerio Público, hubo algún hombre denunciado por estos mismos profesionales por violencia contra las mujeres, esa es la doble moral que critico dentro de mi sector.

— ¿En qué queda la objeción de conciencia de los médicos?

— Escuché a algunos galenos decir que en los cambios se está prohibiendo el derecho a la objeción de la conciencia. Ninguna norma puede prohibir la objeción de conciencia a nadie, menos a un profesional de la salud, lo que dice textual el proyecto del Código del Sistema Penal es que “el sistema nacional de salud no podrá objetar conciencia”, no dice el médico o el profesional.

Es decir que si hay un galeno que de manera individual rechaza hacer el aborto, nadie le puede obligar, pero la dirección del hospital, en cumplimiento a la normativa vigente, tiene que garantizar que otro profesional que no objete conciencia realice el proceso en condiciones seguras.

— La Plataforma por la Vida se opone a ampliar las causales. ¿Qué papel juega la religión?

— Primero, somos un país laico; y segundo, las decisiones legislativas o ejecutivas no pueden estar basadas en preceptos religiosos. Ninguna decisión en salud pública puede estar limitada, justificada o ligada a un criterio o creencia religiosa o moralista. Con esto ratifico la posición del Ministerio de Salud, el aborto es un tema de salud pública porque es la tercera causa de muerte materna en el país.

Además, ampliar las causales no quiere decir que sea obligatorio que una mujer aborte, no se establece eso, sino que cuando una mujer adolescente o adulta esté dentro de esas situaciones (pobreza extrema o situación de calle, no cuente con recursos suficientes para la manutención propia o de su familia, sea madre de tres o más hijos, y sea estudiante) pueda elegir entre abortar o no, no se obliga a nadie.

— ¿Cuál es la situación del aborto en los países vecinos?

— En varios países de la región está penalizado el aborto, pero hay otros que permiten con algunas causales. Ya son dos Estados que despenalizaron totalmente esta práctica. Cuba fue uno de los primeros (despenalizado desde 1965) y con ello se registran cero casos de muerte materna por abortos insalubres.

En el caso de Uruguay, desde que se aprobó la ley (en 2012) se disminuyó considerablemente la muerte materna. Si bien se despenalizó en esos dos países, paralelamente se ejecutan programas sobre salud sexual y salud reproductiva para garantizar que el aborto no se convierta en método anticonceptivo, que sería un error total de concepto de políticas.

— ¿En Bolivia se contará con programas similares?

— Mensualmente el Estado garantiza el acceso a condones gratuitos a hombres y mujeres en edad fértil, a métodos anticonceptivos hormonales, sobre todo si es para ligadura de trompas y dispositivos intrauterinos. Aún hay que ir trabajando con la población en la educación en general, defensa y garantía de los derechos sexuales y reproductivos.

Perfil

Nombre: Ariana Campero

Nacimiento: Septiembre de 1986

Profesión: Médico

Cargo: Ministra  de Salud

Exbecaria

Nació en Cochabamba, fue becada a Cuba y estudió en la Escuela Latinoamericana de Medicina de La Habana. Ella se graduó de médico y volvió a Bolivia en 2011. Trabajó en Aiquile y es ministra desde 2014.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia