Editorial

Voto en el exterior

 El voto en el exterior es un derecho largamente demandado que debe preservarse.

La Razón (Edición Impresa)

00:19 / 13 de febrero de 2019

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) acaba de iniciar el empadronamiento permanente de nuestros compatriotas que residen en el exterior, a fin de que puedan registrarse y ejercer su derecho al voto en las elecciones generales de octubre. Se trata de una primera fase que abarca cuatro países. En ellos se concentra el 90% de votantes empadronados en el exterior.

El derecho de las bolivianas y los bolivianos a participar en elecciones para el binomio presidencial se incorporó en el Código Electoral de 1999, pero su ejercicio fue bloqueado por los partidos políticos de la llamada “democracia pactada”. Fue recién con su reconocimiento en la actual Constitución Política del Estado que este derecho se hizo efectivo, por primera vez, en las elecciones generales de 2009. Luego la legislación lo amplió a la participación en referéndums de alcance nacional.

Para ejercer su derecho al voto, los ciudadanos mayores de edad deben estar registrados en el Padrón Electoral Biométrico. A diferencia de los votantes en el territorio nacional, tanto el empadronamiento como el sufragio en el exterior son voluntarios. En el referéndum constitucional de 2016 se votó en 33 países, con diferente número de habilitados en cada caso (desde 10 en Irán hasta más de 116.000 en Argentina). Se espera que ocurra lo propio en los comicios presidenciales de este año.

La decisión del TSE de habilitar unidades de registro en el exterior pone al día, de manera todavía parcial, el mandato legal de empadronamiento permanente, como ya ocurre desde hace poco en el país, con límites de alcance. Es evidente que la selección de cuatro naciones  (Argentina, España, Brasil y Chile) obedece a razones poblacionales y, en especial, presupuestarias. En todo caso, en el marco del calendario electoral de octubre tendrá que haber un periodo de empadronamiento en todos los países.

Algunas voces de la oposición, incluidos operadores mediáticos con arreglo a medias verdades, salieron rápidamente a rechazar y desacreditar este programa de empadronamiento en el exterior. En lugar de pensar en el ejercicio de derechos, piensan en “fraude” (manual obliga). Si así fuese, ¿cómo se entiende que se empadrone en España, donde en el referéndum del 21 de febrero de 2016 el 80% votó por el NO? Igual el peso relativo del voto en el exterior es muy reducido en comparación al voto nacional.

¿Cuáles son algunas premisas del registro de votantes bolivianos en el exterior? La principal es que las comisiones del TSE preserven celosamente su independencia respecto a los consulados. Se espera también que se desplacen en los lugares donde residen nuestros compatriotas. Y que el empadronamiento tenga su correlato en octubre en la ubicación de recintos y mesas de votación que faciliten el acceso. El voto en el exterior es un derecho largamente demandado que debe preservarse y profundizarse.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia