Editorial

Tiwanaku, amenazado

Urgen mejoras estructurales y mayores esfuerzos para garantizar la preservación de este centro arqueológico.

La Razón (Edición Impresa)

00:41 / 23 de mayo de 2019

Las ruinas de Tiwanaku son el testimonio vivo de una de las culturas más importantes de Sudamérica, cuyos avances arquitectónicos, agrícolas y tecnológicos siguen sorprendiendo hasta nuestros días. Se trata de un invalorable tesoro arqueológico y cultural para toda la humanidad, que no está siendo protegido por las autoridades en particular y por la ciudadanía en general como correspondería.

En efecto, según alerta una nota publicada el domingo en este diario, como consecuencia de la falta de mantenimiento y de mejores condiciones de preservación, el paso del tiempo y el clima extremo del altiplano están deteriorando de manera acelerada los monumentos de aquel complejo arqueológico, que alberga vestigios vivos de una cultura extraordinaria cuyas manifestaciones siguen sorprendiendo hasta nuestros días no solo por su belleza, sino también por su magnificencia y genialidad.

De hecho, tal es el deterioro que a simple vista se pueden apreciar manchas verduscas, blancas y amarillentas en icónicos monumentos como la Puerta del Sol, los monolitos Ponce y Fraile, o en las puertas ancestrales de Tiwanaku. Según explica el presidente de la Sociedad de Arqueología de La Paz, Carlos Lémuz, se trata de líquenes (una clase de hongo) y otro tipo de vegetación que pueden causar bastante daño si no se los elimina, ya que sus raíces, al crecer, “generan presión en la piedra y deterioran los grabados”.

Respecto a las manchas blancas presentes por ejemplo en las “cabezas calvas” del Templete semisubterráneo y en otros monumentos, el especialista explica que se trata de sales que devienen del agua de las lluvias y de aquellas que se retienen en el suelo, las cuales pueden ser incluso más dañinas que los hongos, ya que “aceleran la exfoliación de las piedras”. Es decir, su fragmentación.

Según alerta uno de los guías turísticos de Tiwanaku, cuando llueve el agua permanece durante varios días en el Templete semisubterráneo, pues el sistema de drenaje original ya no funciona, y no se han hecho las reparaciones e innovaciones necesarias para restaurarlo y mejorarlo. Esto da lugar a una suerte de piscina que permite la acumulación de las sales antes mencionadas, que están poniendo en riesgo la preservación de las rocas talladas. Y lo propio ocurre en otras partes de Tiwanaku.

Por todo lo mencionado, con la vista puesta en el futuro para que las próximas generaciones puedan gozar de ese patrimonio y de los réditos que devienen del turismo, además de restringir actividades como bodas o ceremonias religiosas susceptibles de poner en riesgo la integridad de Tiwanaku, urgen mejoras estructurales y mayores esfuerzos para garantizar la preservación de este portentoso complejo arqueológico, declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco precisamente por su inconmensurable importancia histórica, cultural y arquitectónica no solo para Bolivia, sino también para el resto de los países.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia