Editorial

Three Mile, 40 años después

La Razón (Edición Impresa)

23:50 / 29 de marzo de 2019

En la década de los 50, la energía nuclear surgió como una buena opción en aquellas naciones avanzadas cuyo potencial de combustibles fósil e hidroeléctrico no lograba cubrir sus necesidades. Este boom nuclear duró varios años, hasta que el 28 de marzo de 1979 se produjo el accidente de Three Mile Island, en EEUU, que dejó temporalmente paralizada la industria nuclear por esos lados.

A su vez, la Unión Soviética tuvo que sufrir en carne propia el peor accidente nuclear de la historia para suspender el desarrollo de esta peligrosa industria. Resultado de la explosión de Chernóbil (Ucrania) en 1986, más de 5 millones de personas resultaron contaminadas, con repercusiones para su salud y el medio ambiente hasta el día de hoy. Entonces el mundo suspendió el desarrollo de la energía nuclear por un breve periodo. Pero como la memoria es frágil y la ambición no tiene límites, al poco tiempo cobró nuevos bríos. De hecho, la central de Three Mile Island se volvió a abrir y hoy sigue funcionando, pese a la oposición de varios pobladores. Además de este reactor nuclear, existen otros 443 en el mundo y hay planes para duplicar su número en los próximos 15 años.

Tomando en cuenta los riesgos mortales de estos reactores, cabe preguntarse por qué el mundo no se decanta por ejemplo por los paneles solares o los parques eólicos, cuya energía además de evitar riesgos innecesarios y reducir la polución es renovable; condiciones esenciales para garantizar la soberanía energética de un país.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia