Editorial

Estrés y salud ocupacional

La Razón (Edición Impresa)

23:43 / 06 de mayo de 2019

El estrés se ha convertido en una palabra bastante corriente en las últimas décadas. De hecho, fue denominada la “enfermedad” del siglo XXI. Esto pese a que no se trata de una dolencia propiamente dicha, sino de “una reacción fisiológica del organismo en el que entran en juego diversos mecanismos de defensa para afrontar una situación que se percibe como amenazante o de demanda incrementada” (Wikipedia).

Por tanto, el estrés no es malo por sí mismo. Sin embargo, según explican los especialistas, cuando se vuelve recurrente contribuye a generar varias enfermedades. Por ejemplo, quienes sufren de estrés crónico tienden a presentar un aumento en la tensión arterial y la frecuencia cardiaca, por cuanto viven muy acelerados. También puede causar dolores de cabeza, colon irritable y gastritis (incluyendo úlceras), deterioro del sistema inmunológico (lo que vuelve a la persona más vulnerable frente a las enfermedades), así como problemas para dormir, entre otras dolencias. Esto en el ámbito físico, pues en el ámbito psicológico puede causar depresión, irritabilidad, mal desempeño, pensamientos negativos y tendencias suicidas.

Por todo ello, por primera vez este mal figura entre las principales enfermedades laborales del país, según alerta el Instituto Nacional de Salud Ocupacional (INSO), a tiempo de recordar que el primer paso para combatir esta peligrosa reacción fisiológica pasa por reconocer sus síntomas, así como asegurarse de tener tiempos de ocio y de realizar ejercicios con regularidad.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia