Editorial

Un muerto en prisión

La Razón (Edición Impresa)

00:17 / 13 de febrero de 2019

La versión oficial dice que “de acuerdo a la información que se tiene, los privados de libertad que no acuden a la formación tienen que ingresar de castigo a un pozo de agua, es así que esta persona se mete al pozo, luego sale y se desvanece”, según declaración del Jefe de la División Homicidios de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de La Paz; también se dice que fue inmediatamente auxiliado y trasladado al Hospital de Clínicas, donde llegó ya sin signos vitales.

Pero la autopsia explica que de ley reveló que la causa de la muerte se debió a un traumatismo encéfalo craneal y asfixia mecánica por sumersión. Es decir que el fallecido no solo tuvo que someterse al penoso castigo, sino que por causa de éste sufrió golpes y se ahogó. Los detalles del acto, que puede tipificarse como “tratos inhumanos, crueles y degradantes”, no se conocen.

A simple vista parecería un accidente más en la siempre conflictiva prisión de La Paz; sin embargo, bien mirado, también es la evidencia de que nadie está seguro en el panóptico. Sin duda es tarea de los guardias mantener a toda costa la disciplina de la población carcelaria, pero el caso que aquí se comenta es la prueba de que el celo puesto en esta cuestión puede ser homicida.

Es difícil predecir si el caso será investigado y el o los responsables sancionados. Mientras tanto, queda la certeza de que falta mucho por hacer hasta que los derechos humanos sean respetados en los penales bolivianos. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia