Editorial

Imágenes del Madidi

El empoderamiento de los indígenas resulta esencial para combatir las amenazas que se ciernen sobre el Madidi.

La Razón (Edición Impresa)

23:24 / 14 de agosto de 2019

Con una topografía que va desde cumbres nevadas en la Cordillera de los Andes a 6.000 metros de altura, hasta bosques amazónicos de tierras bajas a 150 metros sobre el nivel del mar, el Parque Natural Madidi se encuentra en una intersección biográfica privilegiada, que lo convierte en la reserva con mayor biodiversidad del planeta; ciertamente una joya natural con todas sus letras.

Propios y extraños reconocen el inmenso valor biológico de este lugar. Por ejemplo, es responsable del nacimiento de varios ríos (Heath, Tuichi, Madidi, Hondo, Beni) que vierten sus aguas a importantes tributarios del Amazonas. Asimismo, alberga extensas áreas forestales que forman parte de un corredor biológico, junto con las áreas protegidas de Pilón Lajas, Isidoro Sécure, Carrasco y Amboró y las áreas fronterizas del Perú. El cual integra una diversidad inmensa de diversos ecosistemas y garantiza el flujo poblacional de varias especies de animales y de plantas.

Por estas y otras razones, el Madidi ha sido catalogado uno de los 20 sitios de mayor interés biológico y turístico del mundo, por la prestigiosa revista National Geographic. Calificación que a su vez, junto con la publicación de un libro escrito por el israelita Yossi Ghinsberg a propósito de los 21 días que pasó perdido en la selva de Yucumo en 1981, ha contribuido a hacer de este parque natural el segundo lugar más visitado del país por turistas extranjeros, después del salar de Uyuni.

Conscientes de estas maravillas naturales, 11 fotógrafos bolivianos, procedentes principalmente de La Paz, Santa Cruz y el Beni, se contactaron a través de las redes sociales y decidieron formar un grupo para organizar una visita a este espectacular lugar. Esta travesía se inició por tierra el 26 de julio desde Rurrenabaque, un municipio beniano considerado la puerta de ingreso a esta área protegida.

Sin lugar a dudas una experiencia inolvidable, tanto más importante por cuanto quedó plasmada en las imágenes captadas por los lentes de estos fotógrafos (algunas de las cuales fueron reproducidas el domingo en la revista Escape), y que servirán para la publicación de un libro en el futuro. Iniciativa que a su vez puede contribuir a fortalecer el turismo ecológico en aquel parque. Asegurando de paso la principal fuente de ingreso de las comunidades indígenas y de otros habitantes que residen en sus inmediaciones.  

Algo esencial para empoderar a los indígenas y a los habitantes locales frente a las amenazas que se ciernen, de manera creciente, sobre el Madidi y el resto de las áreas reservadas del país, como la explotación ilegal de minerales (especialmente de oro), el cultivo de coca, la caza furtiva o la tala ilegal de árboles en peligro de extinción. Actividades cuya intensidad, dicho sea de paso, está relacionada directamente con la ejecución de grandes proyectos carreteros e hidroeléctricos realizados sin el necesario acompañamiento de estudios de impacto medioambiental y social.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia