Editorial

Calidad educativa

La calidad educativa exige mucho esfuerzo de parte del Estado y del magisterio.

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 20 de agosto de 2019

En Bolivia, tres de cada 100 estudiantes de secundaria en promedio no lograron aprobar el año escolar en 2018. Dependiendo de quién interpreta el dato, puede considerarse desde una situación “regular” hasta una cifra “alta”. A partir de ello es necesario preguntarse si la educación boliviana está cumpliendo sus propósitos más allá de las estadísticas oficiales sobre escolarización.

Según explicó el Ministro de Educación, si bien el sistema educativo boliviano no contempla la reprobación en los seis primeros años (nivel primario), un estudiante puede repetir el año si manifiesta un bajo desarrollo o falta de madurez psicológica. Mientras que en secundaria sí se contemplan mecanismos de reprobación, ante el incumplimiento de las actividades formativas previstas.

Por otra parte, el ministro señaló que han detectado un “rezago” entre las y los estudiantes que pasan de primaria a secundaria, lo cual se complica más por el cambio físico y psicológico que experimentan quienes pasan de la infancia a la adolescencia. Para resolver este problema, anunció que se trabaja en un proceso de fortalecimiento de las competencias docentes y mejora de los contenidos, a fin de eliminar esta brecha detectada.

A su vez, un dirigente de la Federación de Maestros Urbanos del Occidente del país sostiene que la tasa de reprobación debería ser del 1%. En su opinión, uno de los principales problemas que afrontan los estudiantes con bajo desempeño es la actividad laboral de sus padres y madres, que les impide hacer seguimiento al trabajo escolar de sus vástagos.

El dirigente de la Federación de Maestros del Valle coincide con este diagnóstico, y reconoce que aunque el actual sistema de evaluación es más flexible y ofrece más oportunidades de recuperación, es un problema que madres y padres no hagan suficiente seguimiento al desarrollo de sus hijos e hijas. El dirigente de la Federación del Oriente añade al diagnóstico que también hay problemas en los ítems que son evaluados periódicamente, pues aspectos como “ser” y “decidir” solo pueden valorarse adecuadamente en el contexto del año escolar y no por bimestre.

Importa, en este caso, la opinión de los dirigentes del magisterio, pues está en manos de las y los docentes ayudar a sus estudiantes a superar los obstáculos que sus vidas personales representan para el desempeño escolar. Sin duda no podrán suplir las carencias que viven en el hogar, pero podrían dar más y mejor motivación para que estas limitaciones no sean un impedimento.

A su vez, bien hará el Estado en prestar toda la atención necesaria al tema, a fin no solo de mejorar los números, sino sobre todo asegurar que, así como es difícil el paso de primaria a secundaria, no sea motivo de frustración la dificultad que entraña la educación superior. La calidad educativa exige mucho esfuerzo de parte del Estado y del magisterio.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia