Editorial

Decisión salomónica

Empeñarse en una vía sin matices podría incluso limitar el crecimiento en muchos rubros.

La Razón (Edición Impresa)

00:30 / 15 de diciembre de 2018

Las disposiciones reglamentarias para el pago del doble aguinaldo no han satisfecho a los empleadores ni a la COB. El Gobierno ha optado por un punto medio que está por verse si es el más justo. En cualquier caso, las polémicas que ha generado el doble aguinaldo deberían hacer reflexionar al Ejecutivo sobre la pertinencia de implementar este beneficio en el futuro.

Después de consultas y la adopción de posiciones (contrapuestas) entre las partes involucradas, el Gobierno decidió que el doble aguinaldo se pague hasta marzo de 2019, que sea obligatorio para los trabajadores cuyo salario mensual sea inferior a Bs 15.000, y que un 15% se destine a la compra de productos nacionales. Este esquema intenta responder a las preocupaciones de los empleadores, quienes se encuentran en aprietos al tener que pagar una planilla mensual adicional; junto al enorme esfuerzo de liquidez que implica honrar los salarios de noviembre y diciembre y del aguinaldo.

Sin embargo, la solicitud del sector empresarial de anular o al menos disminuir la cobertura del segundo aguinaldo no ha sido satisfecha, pues con el tope establecido de Bs 15.000 la mayoría de los empleados recibirá este beneficio adicional. Por otro lado, tampoco fue satisfecha la petición de los dirigentes sindicales de que esta transferencia sea cancelada en diciembre sin ninguna limitación. De esta manera, el Gobierno ha propuesto un punto intermedio entre dos posiciones extremas. Con ello, ninguno de los dos sectores en conflicto ha quedado satisfecho.

Esta controversia debería impulsar una rigurosa reflexión entre las autoridades económicas del país. Si bien nadie cuestiona la importancia de redistribuir del ingreso para reforzar la estabilidad del país, los instrumentos para lograr este propósito deberían considerar la complejidad de los contextos económicos. De lo contrario, tales medidas pueden resultar contraproducentes. Por ejemplo, existe consenso respecto a la importancia de tomar en cuenta las diferentes situaciones financieras de cada empresa a la hora de asumir gastos adicionales.

Y es que si bien es cierto que la economía del país se ha incrementado de manera global este año, también resulta evidente que las desigualdades entre los diferentes rubros se ha ampliado significativamente. Mientras algunos sectores como los hidrocarburos, los servicios financieros o las firmas dedicadas a la exportación de materias primas han registrado utilidades, otros están luchando por mantenerse a flote en un contexto muy hostil para sus actividades.

Por ello, hace falta revisar esta política de redistribución, en procura de idear estrategias que permitan repartir las ganancias entre todos los que las producen tomando en cuenta que las utilidades varían de una empresa a otra. Empeñarse en una vía sin matices podría incluso limitar el crecimiento en muchos rubros. 

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia