Editorial

Guerras digitales

Se anuncian ‘guerras digitales’ y el despliegue de ‘trolls’ y ‘bots’ politizados con mensajes masivos de odio.

La Razón (Edición Impresa)

23:42 / 16 de noviembre de 2018

Parecen lejanos los días en los que se asumía que los espacios públicos digitales iban a transformarse en ágoras del debate democrático y de la participación ciudadana. Moros y cristianos parecen prepararse entusiastamente para transformarlas en el lugar privilegiado de las campañas negativas electorales.

Los vientos preelectorales no solo están trayendo animadas discusiones sobre candidaturas y tácticas políticas, sino también una novedosa preocupación por las intervenciones de todas las fuerzas partidarias en las redes sociales y las pantallas negras a las que muchos ciudadanos dedican cada vez más su tiempo libre. Se anuncian “guerras digitales” y el despliegue de “trolls” de toda laya, “bots” politizados que viralizan mensajes de odio, y fabricantes tarifados de posverdades en formato de “meme”.

Tampoco debería sorprendernos la terminología bélica con la que ya muchos se refieren a este fenómeno. Basta ver la proliferación actual de bulos y engaños de todo tipo en las redes sociales. Esto ratifica lamentablemente el agotamiento de la utopía democratizadora que algunos proclamaron cuando apareció internet.

Ese es, pues, el escenario más obvio y quizás también el más probable para el agitado año electoral 2019. Parece que no podremos escapar de la oleada de suciedad virtual, la cual podría inundarnos, a no ser que desconectemos nuestros aparatitos. Algo que tampoco parece muy atractivo para la mayoría. Al final, esas perversiones, como en cualquier fenómeno asociado al comportamiento humano, son ya un dato de la realidad. Quizás desagradables, pero que sería ingenuo ignorar o creer que se pueden regular.

Hay necesidad, más bien, de adaptarse y acelerar nuestro aprendizaje individual y colectivo para manejar esa árida realidad. Probablemente el primer paso sea simplemente desilusionarse de la utopía que atribuimos a la democracia virtual. Cultivar una sana desconfianza sobre lo que aparece en nuestros entornos digitales podría volverse paradójicamente una virtud ciudadana. Al igual que exigirse a sí mismos un mayor esfuerzo en la búsqueda de información veraz que confirme lo que circula en las redes.

Pero este compromiso sería inútil sin un esfuerzo similar en todas las plataformas profesionales de comunicación, en papel, audiovisual y digitales, para contextualizar y profundizar la información electoral, priorizando el debate y, sobre todo, evitando transformarse únicamente en el altavoz de los rumores y peleas estériles de las redes sociales. También sería deseable que estos espacios se conviertan en vigilantes de la verdad, denunciando las desinformaciones que florecerán en el agitado periodo político que recién empieza.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia