Editorial

10 años del biométrico

La Razón (Edición Impresa)

01:08 / 19 de octubre de 2019

Este año se cumple una década de vigencia del padrón electoral biométrico (PEB), que implicó un salto cualitativo de modernización en nuestro sistema electoral. El padrón es un instrumento fundamental para garantizar el ejercicio del derecho ciudadano a votar y elegir. Por ello, bien puede asumirse que el PEB se ha consolidado como un patrimonio de la democracia boliviana.

El padrón biométrico dejó atrás un largo periodo de registro basado en el papel y el uso exclusivo de datos de nacimiento e identidad. Se cuestionaba que dicho registro había sido contaminado por números duplicados en los carnets. E incluía otras fuentes como la libreta de servicio militar y el RUN. Con ese padrón se votó durante todo el periodo de la democracia pactada.

El actual padrón electoral, asumido como desafío por la ex Corte Nacional Electoral, incluye la fotografía y las huellas dactilares de cada persona. Se asegura así la existencia de registros únicos, impidiendo que haya duplicados o suplantaciones en las listas de votantes. Se utilizó por primera vez en las elecciones generales de 2009 bajo una normativa transitoria.

Si bien el PEB fue calificado como “confiable” por una auditoría integral realizada hace dos años al amparo de la OEA, es claro que requiere cuidado permanente para garantizar su correcta actualización y depuración. Hoy incluye 7.315.364 habilitados para votar, tanto en el territorio nacional como en 33 países del exterior. Con ese padrón biométrico concurriremos mañana a las urnas.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia