Editorial

Voraz incendio en Brasil

La Razón (Edición Impresa)

00:02 / 05 de septiembre de 2018

El domingo, un voraz incendio destruyó uno de los museos más significativos del planeta (el quinto, por el tamaño de su colección), y uno de los centros de investigación más relevantes de América Latina. Nos referimos al Museo Nacional de Brasil, ubicado en Río de Janeiro, cuya colección, conformada por más de 20 millones de piezas recopiladas a lo largo de 200 años, quedó hecha cenizas en un 90%, según los expertos, luego de ser asolada por las llamas durante nueve horas.

Entre las piezas de mayor valor que el mundo científico hoy llora por su desaparición se encuentran el esqueleto humano más antiguo de América, bautizado con el nombre de Luzia (11.400 años de antigüedad, según las pruebas con radiocarbono), descubierto en 1975 en una cueva de Minas Gerais; un gigantesco meteorito de 5.260 kg encontrado en 1784 en Bahía; la mayor colección de arqueología egipcia de la región con más de 700 piezas; y el acervo paleontológico más significativo de América Latina, compuesto por 56.000 ejemplares, mayoritariamente fósiles de plantas y animales, réplicas, modelos y moldes; y 18.900 registros.

Para mayor encono, este invalorable tesoro se podría haber salvado si las autoridades educativas del país vecino hubiesen respondido favorablemente a los pedidos, formulados durante años, para mejorar las condiciones de seguridad del museo contra los incendios y otras eventualidades. Una más que lamentable llamada de advertencia que no debería pasar desapercibida por estos lados, en los que la seguridad de los centros culturales no suele ser una prioridad.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia