Editorial

Trabajo infantil

Es posible soñar en un futuro en el que haya más adultos trabajando mientras más niños estén estudiando.

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 12 de junio de 2018

Hoy se recuerda el Día Mundial contra el Trabajo Infantil, fecha establecida en 2002 a instancias de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) con los objetivos de concientizar acerca de la magnitud de este problema y aunar esfuerzos para erradicar esta realidad. Aunque en Bolivia el Estado toma en cuenta estos aspectos, hay todavía mucho por hacer al respecto.

Como bien se sabe, este problema no es exclusivo de Bolivia o de sociedades como la boliviana; desde muy antiguo la humanidad ha aprovechado a las y los más pequeños en tareas que los adultos prefieren no hacer, y se ha valido de su inocencia para no tener que reconocerles derechos tan elementales como la justa retribución por el trabajo desarrollado. Las normas internacionales que protegen a este sector de la población tienen apenas poco más de medio siglo de existencia.

De acuerdo con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), este día sirve para recordar que “millones de niños de todo el mundo se dedican a algún tipo de trabajo peligroso o en el que son explotados, por lo general a expensas de su salud y su educación y, sobre todo, de su bienestar general y desarrollo”. Además lo hacen para sostener a sus familias, agregando que “el trabajo infantil se vuelve inaceptable cuando lo hacen niños demasiado jóvenes y que deberían estar en la escuela”.

Asimismo, Unicef calcula que unos 150 millones de niños de entre cinco y 14 años, o casi uno de cada seis en este grupo de edad, son víctimas del trabajo infantil. Según las últimas estimaciones de la OIT, 7,4 millones de niños en el mismo grupo de edad se dedican al trabajo doméstico, que se lleva a cabo de manera desproporcionada por niñas, los que además se encuentran entre los más explotados y maltratados por una serie de razones, como la discriminación, la exclusión de las leyes laborales, el aislamiento y su naturaleza oculta.

Es por todos estos datos que la OIT ha decidido este año que el tema común de esta jornada y del Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo (recordado el 28 de abril) sea la necesidad de acabar con el trabajo infantil y mejorar la seguridad y la salud de los trabajadores jóvenes. La campaña, según sus organizadores, tiene como objetivo acelerar la acción para alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 8, en particular la Meta 8,7 que busca poner fin a todas las formas de trabajo infantil para 2025.

En un país como Bolivia, donde no todos los niños y niñas están protegidos contra las peores formas de trabajo infantil, en parte porque los adultos hallan aceptable que las y los pequeños “aprendan a trabajar”, metas como la arriba señalada parecieran utópicas; mas es posible soñar en un futuro en el que haya más adultos trabajando mientras más niños y niñas estén estudiando, como se debe. Para ello hace falta que instituciones públicas y privadas se aseguren de cumplir y hacer cumplir las leyes.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia