Editorial

Retos de la izquierda

Las izquierdas latinoamericanas están frente al gran reto de reimpulsar sus proyectos políticos. Los fundamentos de esta nueva etapa pasan por revalidar su compromiso con los principios democráticos, armonizar políticas públicas que garanticen estabilidad macroeconómica con redistribución social y luchar radicalmente contra la corrupción.

La Razón (Edición Impresa)

23:32 / 04 de agosto de 2017

América Latina está viviendo un momento histórico de desaceleración económica, incertidumbre y gran malestar con la política y los políticos. Las fuerzas de izquierda no son ajenas a estos cuestionamientos. En estas semanas, la crisis política venezolana se ha intensificado y se ha desatado una controversia entre el Presidente y el Vicepresidente del Ecuador, por discrepancias sobre el rumbo económico y la actitud frente a los casos de corrupción.

Por otra parte, los expresidentes Lula y Cristina Fernández, de Brasil y Argentina respectivamente, se perfilan como candidatos con posibilidades de obtener buenos resultados en futuros comicios debido a la desilusión frente a los gobiernos de centro derecha que les sucedieron.

La dinámica política latinoamericana es volátil y parece que las izquierdas seguirán siendo actores protagónicos del nuevo ciclo que va emergiendo. Sin embargo, esto dependerá de su lucidez para comprender las lecciones que va dejando este tiempo de crisis y de dudas. Parece inevitable una lectura de lo bueno, lo malo y también lo feo de las experiencias gubernamentales progresistas, que debería traducirse en una renovación de sus proyectos y de las prácticas de sus dirigentes y militantes.

Su capacidad de manejar la economía con estabilidad macroeconómica y redistribución social es un activo valioso que el progresismo no puede abandonar. Al contrario, en los lugares donde ha imperado el desorden y la creencia de que es posible financiar cualquier desequilibrio, las crisis económicas han generado condiciones para la exacerbación del conflicto político.

Por otra parte, los largos años en el poder han alentado el oportunismo, la soberbia y la corrupción en las fuerzas que asumieron responsabilidades de gobierno. Vicios humanos que suelen afectar a todo el sistema político, pero que no por ello son justificables, aún más cuando se dice estar en el campo de la defensa de los más débiles y de la justicia social. Es de vital importancia que esta cuestión se asuma con realismo, urgencia y energía, a fin de mantener un vínculo sano de estas fuerzas con la sociedad.

Las crisis también han puesto en evidencia los riesgos que implica embarcarse en una radicalización facciosa que menoscaba el compromiso con el pluralismo y la tolerancia. Resulta evidente que la izquierda solamente podrá tener futuro si insiste en su objetivo histórico de profundizar la democracia y los derechos humanos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia