Editorial

Relación con Brasil

Los vínculos comerciales con Brasil han sido muy relevantes para el desarrollo nacional

La Razón (Edición Impresa)

23:22 / 08 de diciembre de 2017

La relación con Brasil es estratégica para Bolivia; y por ello, el encuentro entre los presidentes Evo Morales y Michel Temer era particularmente relevante, más allá de las diferencias ideológicas que puedan existir entre ambos mandatarios. Con ello, se van perfilando cuestiones bilaterales que serán determinantes para la futura agenda de desarrollo y gobernabilidad del país.

Brasil es uno de los principales socios comerciales de Bolivia. Además, compartimos una de las fronteras más extensas de Sudamérica. De hecho, los vínculos entre ambos han sido muy relevantes para el desarrollo nacional. Basta mencionar que es muy difícil imaginarse el perfil actual de Bolivia sin el contrato de gas que se firmó con la nación vecina en 1996. Y en el futuro previsiblemente las relaciones estratégicas con Brasil seguirán siendo de primera importancia.

Además del gas, cuyo marco contractual debe renegociarse hasta 2019; la tríada energía eléctrica; el corredor bioceánico, que podría transformarnos en un articulador logístico de Sudamérica; y el futuro de la expansión agroindustrial en el oriente boliviano están asociados indefectiblemente a dinámicas e intereses brasileños.

Por otra parte, cada día es más evidente que cuestiones críticas de seguridad relacionadas con la evolución reciente del crimen organizado y el narcotráfico se explican y solo se pueden resolver afectando factores en ambos lados de nuestra amplia frontera. Por tanto, es natural que el diálogo y los vínculos con las autoridades del país vecino sean siempre prioritarios, sin importar las preferencias ideológicas o las tendencias políticas de los gobiernos en función en Brasilia o en La Paz.

Esta premisa ha sido puesta a prueba por los recientes sucesos políticos que han desembocado en la salida desordenada de Dilma Roussef y la llegada de Michel Temer a la presidencia. Se fue generando cierto distanciamiento no solo por el cambio en la orientación ideológica del nuevo Gobierno brasileño, marcadamente diferente a la del oficialismo boliviano, sino también por la manera cómo se produjo esta transición.

La reciente reunión entre los dos mandatarios y la amplia agenda que se conversó el 30 de noviembre en Brasilia son señales contundentes de que la relación se está normalizando y que nuevamente se apunta a objetivos bilaterales ambiciosos para los próximos años. Se trata de un avance que hay que destacar.

De igual manera, resulta interesante y digno de resaltar que el presidente Morales y la diplomacia nacional hayan optado por un enfoque pragmático en este punto. Se están privilegiando objetivos nacionales más allá de las legítimas diferencias ideológicas entre los gobiernos. Por el lado de Brasil, este acercamiento ratifica el tradicional interés del país vecino por mantener lazos con Bolivia, que desde hace tiempo ocupa un lugar relevante en las prioridades de su agenda de política exterior; situación que el país debería procurar no solo mantener, sino también amplificar.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
24 25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia