Editorial

Desenfrenos folkloristas

Las juntas vecinales de los barrios afectados han solicitado en reiteradas oportunidades que se ponga fin a este desenfreno folklorista.

La Razón (Edición Impresa)

02:39 / 23 de septiembre de 2019

El domingo, al sur de la sede de gobierno se celebró la cada vez más concurrida entrada de la Virgen de La Merced. Por tal motivo, miles de bailarines se congregaron en los barrios de Chasquipampa y Cota Cota, para dar rienda suelta a la algarabía que acompaña a este tipo de acontecimientos; con ayuda del alcohol, claro está.

Empero, no todos disfrutaron de esta fiesta, en especial los vecinos de aquellos barrios que no pertenecen a ninguna fraternidad y que, al igual que los años precedentes, les tocó soportar el congestionamiento vehicular, la bulla de las bandas hasta bien entrada la madrugada, las peleas, la basura y la destrucción del ornato público. De hecho, cansados por la arbitraria apropiación de las calles y por estos “inconvenientes” que tienen lugar no solo mientras dura la entrada y tras su culminación, sino también durante los ensayos (que se inician en mayo), las juntas vecinales de los barrios afectados han solicitado en reiteradas oportunidades que se ponga fin a este desenfreno folklorista.

Sin embargo, hasta la fecha no han tenido éxito. En parte porque los bailarines se aprovechan del conflicto limítrofe entre las municipalidades de La Paz y Palca para desconocer las resoluciones emitidas por la Alcaldía paceña. Lo que pone en evidencia la imperiosa necesidad de promulgar una norma ya no municipal sino departamental que regule los ensayos y las entradas que se organizan en los diferentes municipios, y que considere, tanto el derecho a festejar como los derechos a la libre circulación, al descanso y a la seguridad del resto de los vecinos.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia