Editorial

Hidrovía, una prioridad

Es en asuntos como el impulso de la hidrovía en los que hay grandes oportunidades de cooperación.

La Razón (Edición Impresa)

06:40 / 05 de noviembre de 2018

La salida al Atlántico por la Hidrovía Paraguay-Paraná se ha transformado en una prioridad nacional. Gracias a esfuerzos conjuntos del sector privado y el Estado, se ha avanzado mucho en hacer realidad este proyecto. Por razones geopolíticas y económicas, esta iniciativa será seguramente una de las grandes prioridades del país en los próximos años.

El frustrante desenlace del fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) sobre la reivindicación marítima boliviana le ha devuelto protagonismo a importantes proyectos de vinculación del país con los océanos Pacífico y Atlántico, como el desarrollo del puerto de Ilo en el Perú o la consolidación de los puertos Gravetal, Aguirre y Jennefer en la cabecera de la Hidrovía Paraná-Paraguay, entre la laguna Cáceres y el canal Tamengo, situadas en el sudeste cruceño.

Frente a la cerrazón chilena, Bolivia debe trabajar políticas de Estado que le permitan un acceso rápido y con mayores facilidades a los dos océanos. La reciente certificación de los tres puertos cruceños como puntos de salida internacionales para el comercio exterior boliviano es un paso significativo en esa dirección.

Se debe también resaltar que esto ha sido posible por una encomiable articulación de esfuerzos públicos y privados. Sin la reciente modernización de los sistemas logísticos como el tren Santa Cruz-Puerto Suárez, el mejoramiento de la carretera a esa localidad fronteriza o las significativas inversiones realizadas por los operadores privados de esos tres puertos para ampliar sus capacidades de almacenamiento y manejo de cargas, la certificación como puertos internacionales hubiera sido apenas algo simbólico.

Según algunas proyecciones, si se aprovechan bien estas tres salidas al Atlántico, casi el 50% de la carga que actualmente se maneja por Arica podría migrar a esas instalaciones en dos o tres años. Por esos puertos están saliendo y saldrían cada vez más las exportaciones de soya, aceite vegetal, clínker y hierro; y entrarían la gasolina y el diésel que se consumen en el país. Aún hay mucho por hacer para que se logren esos objetivos, empezando por una mayor presencia de las instituciones estatales en esas zonas, a lo cual se ha comprometido el Primer Mandatario y otras autoridades nacionales y locales.

Pero tal vez el mayor reto del Gobierno tiene que ver con impulsar una estrategia que articule los esfuerzos de Brasil, Paraguay, Uruguay y Bolivia para resolver los problemas que dificultan un incremento del calado de la hidrovía en ciertas zonas, sobre todo en la parte paraguaya, en las que se complica el tráfico en temporadas de sequía. Se precisan gestiones diplomáticas, pero especialmente una acción con sentido práctico y la movilización de recursos de parte de Bolivia. Más allá de las diferencias ideológicas entre los países asociados a este proyecto, es en estos temas en los que hay grandes oportunidades de cooperación.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia