Editorial

Muerte y migración

La Razón (Edición Impresa)

23:25 / 23 de octubre de 2019

En septiembre de 2015, la Policía de Austria encontró a 71 inmigrantes muertos encerrados en un camión, entre ellos, ocho mujeres y cuatro niños. Tal era el grado de descomposición, que en un principio los especialistas solo pudieron identificar a 51 cuerpos. Un escenario dantesco que hoy lamentablemente se ha vuelto a repetir. Pero esta vez no en el centro de Europa, sino en el Reino Unido.

En efecto, el martes la Policía británica halló en la ciudad de Essex un camión frigorífico, similar al de Austria, con 39 cadáveres, 38 adultos y un adolescente. Según las investigaciones preliminares, el conductor, un hombre norirlandés de 25 años, habría trasladado a los inmigrantes desde Bulgaria de manera interrumpida, pese a las condiciones inhumanas en las que se encontraban hacinados.

Este nuevo hecho nos pone nuevamente frente al horror que deviene en gran medida por las trabas impuestas a la migración legal, las cuales fomentan redes criminales que tratan a los inmigrantes peor que a carga, pues su único interés es el dinero. Con lo cual, cada año miles de personas mueren ya no solamente ahogados en los mares y océanos, sino también hacinados en barcos o en vehículos, como el caso que suscita este comentario.

Entretanto, las autoridades mundiales optan por desviar la mirada, en lugar de coordinar acciones concretas entre todos los involucrados para enfrentar de manera efectiva esta crisis humanitaria de grandes proporciones, a tiempo de combatir las causas que la impulsan, como el horror de la guerra, la intolerancia y la pobreza.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia