Editorial

Amor por la justicia punitiva

La Razón (Edición Impresa)

23:16 / 07 de noviembre de 2018

La sentencia de 10 años de prisión contra una joven madre de El Alto por “castigar” a su hijo de siete años con agua hervida, causándole severas quemaduras, vuelve a recordarnos lo arraigada que se encuentra la justicia punitiva en el imaginario de los magistrados bolivianos. Fenómeno que debería preocupar a los responsables de trazar políticas públicas en el país. Pues además de impulsar la condena de personas inocentes, esta predisposición punitiva da lugar a severas penas dictaminadas sin procurar compensar a las víctimas o analizar las causas de los delitos, tal como haría la justicia restaurativa, con el fin último de contrarrestar la violencia y los crímenes en la sociedad.

Por ejemplo, en el caso que suscita este comentario, lo ideal hubiese sido obligar a la madre a asistir a terapias para controlar su ira y aprender a educar a su hijo sin violencia, en lugar de buscar apaciguar la indignación ciudadana con una sentencia exorbitante que va en desmedro del bienestar no solo de la mujer, sino también del niño agredido. Fallo que dicho sea de paso no resistiría ningún examen judicial serio, pues fue asumido bajo la presunción de que la madre intentó asesinar a su hijo. Algo absurdo, ya que si esa hubiese sido su intención, habría actuado de otra manera, y muy probablemente habría logrado su cometido.

De allí la importancia de insistir en la necesidad de mejorar la formación de los jueces y de implementar filtros para asegurarse que quienes estén a cargo de los tribunales sean personas probas, honestas y competentes, con empatía por una justicia restaurativa y el bienestar de la sociedad.  

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia