Editorial

Factor 19 de julio

Ninguna organización política está libre de presiones y tensiones a la hora de seleccionar sus candidatos

La Razón Digital / La Paz

00:00 / 16 de junio de 2019

Mientras avanza el proceso de empadronamiento masivo de votantes para los comicios del 20 de octubre, se aproxima el plazo para una actividad decisiva del calendario electoral: la inscripción de candidaturas. Es un momento intenso, a veces muy difícil, para las organizaciones políticas. Y ya ha producido la primera ruptura, con su correspondiente baja, en la oposición.

El próximo 19 de julio, los partidos políticos y alianzas habilitados para participar en las elecciones generales deben registrar listas de candidatos al Órgano Legislativo. Si bien, en principio, se trata de un requisito normal y llevadero en todo proceso electoral, suele ser también causa de conflictos internos, algunos de ellos con ruido en el ámbito público-mediático. Lo cierto es que ninguna organización política está libre de presiones y tensiones a la hora de seleccionar sus candidatos.

La demostración inaugural, en estos comicios, de la complejidad y dificultades en torno a la definición de listas de candidatos, se produjo con la sorpresiva renuncia de Jaime Paz Zamora a su candidatura presidencial por el Partido Demócrata Cristiano (PDC). El motivo señalado por el ahora excandidato fue que mientras él buscaba innovar la representación política, sus socios del partido lo impedían. En el PDC dicen que Paz Zamora quería imponer todos los nombres. Y así no había acuerdo posible.

Hay pocas noticias, todavía, sobre este proceso en las organizaciones políticas. La confección de listas suele ser resultado de diversos momentos, mecanismos e instancias de decisión, la mayor parte de ellos de carácter interno. Si bien la norma señala que la nominación de candidatos debe sujetarse a los procedimientos orgánicos establecidos en los estatutos, la tradición muestra que al final del día la definición es obra de la cúpula partidaria o, directamente, del jefe o candidato presidencial.

La disputa por las candidaturas tiene que ver con diferentes factores, sobre los cuales deben buscarse complicados equilibrios. Para empezar, hay que conciliar criterios territoriales con actores sectoriales. Hay tensión también entre militantes, por un lado, e “invitados”, por otro, que suelen ser personalidades ajenas al partido y sus principios. Está en mesa asimismo la continuidad versus la renovación. Y ni qué decir del requisito de paridad de género, mal asumido por algunos partidos y jefes.

¿Qué podemos esperar en las siguientes semanas en torno a las candidaturas para senadurías, diputaciones y representantes supraestatales? Hay doble registro en las organizaciones políticas. Por un lado, la revelación y realce de sucesivos “fichajes” y posibles alianzas. Por otro, la opacidad y justificación de posibles enfrentamientos y rupturas. El 20 de julio amaneceremos con todas las listas partidarias para octubre. Será un momento de evaluación y balance sobre su calidad y representatividad.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia