Editorial

Democracia a la carta

Preocupa que la determinación asumida en los cabildos derive en situaciones de violencia.

La Razón (Edición Impresa) / Editorial

09:18 / 13 de octubre de 2019

Los recientes cabildos en La Paz y Cochabamba, al igual que el de Santa Cruz la semana pasada, dejaron un mensaje paradójico y preocupante: respetar el resultado de las elecciones solo si favorece a un candidato de la oposición. De lo contrario, si el ganador fuese el binomio oficialista, la consigna es desconocer los comicios. Es una suerte de “democracia a la carta”.

El cabildo, junto con la asamblea, son mecanismos reconocidos en la Constitución Política del Estado como parte de la democracia directa y participativa. Así, el cabildo es una reunión democrática donde las ciudadanas y ciudadanos se pronuncian directamente sobre políticas públicas y asuntos de interés colectivo. Por su naturaleza, el cabido es autoconvocado, tiene naturaleza deliberativa y sus decisiones no son de carácter vinculante. Puede ser acompañado por el Órgano Electoral Plurinacional.

En los recientes cabildos realizados en las ciudades del eje central hubo varios temas de agenda y de consulta como los incendios en la Chiquitanía, además de algunas demandas sectoriales y regionales. Empero, el objetivo principal, asumido aunque no declarado, fue fijar un posicionamiento desde la oposición para desconocer el resultado de las elecciones del 20 de octubre en caso de que el ganador sea el binomio del MAS, que va por la reelección. Eso no es precisamente un acto democrático.

Es contradictorio que en un espacio democrático como el cabildo se adopten decisiones antidemocráticas. Y que se lo haga en nombre de la defensa de la democracia. En este caso hay un proceso electoral en curso con nueve fuerzas políticas en competencia, ocho de ellas de la oposición. Y si bien existen cuestionamientos sobre la habilitación del binomio oficialista por obra de una sentencia constitucional que desconoció el resultado de un referéndum, dicha habilitación ha sido institucionalmente avalada.

Más allá de la falta de coherencia democrática de los promotores de los cabildos, preocupa que esta actitud que busca desconocer el resultado de la votación, dependiendo de quién sea el ganador, derive en situaciones de violencia. Así, parece imponerse la línea rupturista que, como no pudo impedir legalmente la candidatura del binomio oficialista ni frenar los comicios, ahora busca deslegitimarlos. ¿Si gana la oposición será una buena elección, pero si gana el MAS será una elección “fraudulenta”?

En los cabildos opositores también hubo algunas expresiones de intolerancia. En el de Cochabamba, por ejemplo, se obligó a retirar una wiphala, que además de ser un símbolo del Estado es hoy asumido como símbolo por las naciones y pueblos indígena originario campesinos. Fue un acto de racismo. En tanto que en el cabildo paceño hubo silbatina e insultos contra una de sus oradoras invitadas que no dijo lo que querían escuchar, e incluso interpeló a algunos de los presentes. “Esto es machocracia”, les dijo.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia