Editorial

Conflictos y recursos

El tiempo pasa y Bolivia no puede darse el lujo de seguir postergando estas iniciativas.

La Razón (Edición Impresa)

01:09 / 19 de octubre de 2019

En Potosí se está gestando un conflicto en torno a la explotación del litio incluso antes de que este emprendimiento haya madurado. Reconociendo la necesidad de conversar con todos los actores regionales involucrados, es inquietante la tendencia a focalizar la discusión solamente en la hipotética distribución de una renta aún inexistente.

La historia de Bolivia ha estado marcada por una impronta extractivista, en la que la dinámica social y económica se define a partir de la explotación de algún recurso natural no renovable. En el siglo XIX ocurrió con la plata; en el siglo XX, con el estaño; y en el inicio del siglo XXI, con el gas. En cada uno de estos momentos las discusiones se centraron en torno a la propiedad y la distribución de las rentas obtenidas por su explotación.

Esta discusión es ciertamente relevante, pero llama la atención el escaso interés que se le asigna a otras cuestiones como la definición de condiciones para que estas oportunidades se viabilicen y dejen de ser ilusiones, o sobre la manera en que podrían contribuir a impulsar un desarrollo más equilibrado y a diversificar las actividades en el país, así como las zonas que albergan esas explotaciones.

Tal parece que no hay mucha consciencia en el hecho de que antes de vender la piel del oso primero hay que cazarlo. Esto se vuelve aún más relevante cuando el aprovechamiento del recurso natural exige inversiones cuantiosas, acceso a tecnologías de punta o procesos complejos de comercialización y producción. Es decir, cuando la posesión del recurso no basta, por sí sola, para garantizar la viabilidad financiera y técnica de su aprovechamiento.

Este es el caso del litio, cuyo aprovechamiento requiere acceso a nuevas tecnologías, el desarrollo de mercados industriales sofisticados en otros continentes, y alianzas con firmas vinculadas a la producción de vehículos eléctricos. Se precisan socios externos, a quienes se les debe dar condiciones y seguridades mínimas, en un entorno en el que otros países compiten para atraer las mismas inversiones y partenariados.  

Los proyectos para desarrollar la industria del litio en los salares del suroeste boliviano con el apoyo de socios alemanes y chinos han requerido casi un decenio para concretarse, e implican una presencia central del Estado boliviano en su gestión. Por supuesto, estos emprendimientos pueden mejorarse, para optimizar sus beneficios en favor del país y las regiones, pero no es razonable que se proponga su abrogación. El tiempo pasa y Bolivia no puede darse el lujo de seguir postergando estas iniciativas.

La industria del litio no solo impulsará el desarrollo de Potosí, es también un componente crítico para la futura estabilidad económica del país, y garantizar los recursos necesarios para seguir reduciendo la pobreza. Se esperaría consideración y espíritu patriótico en todos los actores para llegar a consensos en este punto con altura de miras.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia