Editorial

Huelga de médicos

Urge una salida a este laberinto en el que se encuentra la prestación de servicios de salud

La Razón (Edición Impresa)

02:35 / 23 de septiembre de 2019

A 35 días de iniciado el paro médico, es difícil saber cómo y cuándo terminará. De nada sirve saber que solo un porcentaje mínimo del total de profesionales de la medicina sigue en la extrema medida de protesta (incluyendo piquetes de huelga de hambre). Así sea un puñado de personas el que no trabaja hace más de un mes, han logrado secuestrar el derecho a la salud de mucha gente.

A través de un fallo promulgado el 29 de mayo de 2019, el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) prohibió las huelgas indefinidas en salud y exhortó a la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) sancionar una ley para regular las protestas del sector. “El derecho a la huelga del sector salud, en tanto la paralización de servicios, no puede ser indefinido”, por tanto, “se debe garantizar la continuidad de la prestación de todos los servicios de salud, lo que supone que en el ejercicio de la huelga del sector salud se prevea la asignación y cumplimiento de los turnos establecidos”, se lee en parte del fallo.

La respuesta del Colegio Médico, una de las instancias que lidera el conflicto, fue suspender el paro indefinido y dar paso, inmediatamente, a una huelga de 20 días, plazo que se cumple esta semana. Desde entonces hasta ahora hubo tres reuniones de negociación con el Gobierno, que sin embargo no han producido resultados y, por el contrario, han sido el marco para hacer más dramática la protesta de los médicos y ramas anexas con la instalación de piquetes de huelga de hambre.

El primero de ellos se instaló hace una semana en La Paz, teniendo como principal consigna la incorporación del sector a la Ley General del Trabajo. Otras demandas del gremio son la institucionalización de los cargos que existen en los centros médicos y hospitales públicos; la abrogación de la Ley 1189, que dispone la construcción de nuevos hospitales para la Caja Nacional de Salud (CNS); y la declaratoria del sector como “estratégico” a fin de, entre otros efectos, levantar el límite máximo de salario que un profesional de salud puede recibir.

Tanto el recrudecimiento de la huelga como, fundamentalmente, la actitud poco proclive al diálogo y el entendimiento, particularmente de algunos dirigentes del Colegio Médico como de la federación de trabajadores en salud (que agrupa a paramédicos y auxiliares), es elocuente muestra de que lo que se persigue tiene menos que ver con el interés de asegurar un servicio de salud digno para todas las personas que con asegurar beneficios extraordinarios a quienes se dedican a la noble profesión de salvar vidas y curar enfermedades.

Hasta ahora, los médicos han logrado no pocos avances en su lucha contra el Gobierno, pero siempre a costa de secuestrar el derecho a la salud de la población menos favorecida, en cuyo nombre se justifican las movilizaciones y medidas de presión. Urge, pues, que las autoridades encuentren una salida a este laberinto.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia