Editorial

Caza y muerte de animales

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 13 de mayo de 2018

En lo que va del año, la Policía Forestal de Cochabamba ha rescatado al menos 60 animales silvestres que estaban siendo comercializados en esa región del país o habitaban de manera ilegal en diferentes hogares. Se trata, en su mayoría, de parabas, loros, lechuzas, monos, tejones, tortugas de agua y tierra, un oso hormiguero, un águila y un oso perezoso.

Además de ser víctimas de redes criminales que trafican todo aquello que les reporte dinero, todos estos animales tienen en común el haber sobrevivido penurias difíciles de imaginar que les han provocado heridas de distinta gravedad, desde la rotura de patas y alas, hasta la pérdida de ojos y dientes. A ello se suman los traumas generalmente irreversibles que les provocan su captura y cautiverio, así como la deficiente y mala nutrición que suelen recibir. Esto cuando sobreviven, pues la mayoría (un 80%, según estimaciones de diferentes organismos internacionales) muere en este proceso.

Estos datos debieran ser más que suficientes para contener la demanda de animales silvestres dentro y fuera del país. Sin embargo, lamentable aún hay mucha gente que los conciben como mascotas o trofeos, alentando en este sentido la caza furtiva. Práctica que, junto con la destrucción de los bosques para ampliar la frontera agrícola y habilitar tierras de pastoreo, se encuentra detrás de la desaparición de al menos la mitad de las poblaciones de mamíferos, aves, reptiles, anfibios y peces en los últimos 40 años, según  The Living Planet Report.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia