Columnistas

¿Unidad en la oposición?

Una eventual alianza de la oposición hizo aguas antes de las primarias partidarias.

La Razón (Edición Impresa) / Rubén Atahuichi

23:41 / 27 de mayo de 2019

Increpado a la salida del Comité Cívico Pro Santa Cruz por quienes —se supone— son de su misma línea política, por lo menos en la lucha por deslegitimar la candidatura de Evo Morales, Carlos Mesa probó el viernes el primer desplante “interno” que hasta le puso ante las cámaras para protestar y apuntar a un “pequeñísimo grupo de activistas”.

Señalado con epítetos como “traidor”, “cobarde”, “vendido” o “sinvergüenza”, el expresidente hizo frente, no obstante, a quienes, furibundos, lo cuestionaron de torpedear la “unidad” de la oposición.

A estas alturas de la carrera electoral, no está alejado de la verdad suponer que quienes no sonríen a Mesa son los militantes de la alianza Bolivia Dice No, del candidato y senador Óscar Ortiz, quien secundó las denuncias del oficialismo contra el historiador sobre una supuesta transacción irregular de un inmueble de su padre, incluida una posible evasión de impuestos, o su crítica contra la vocería de la demanda marítima. Fueron los mismos aliados del legislador cruceño —como el diputado Rafael Quispe— que levantaron oficiosamente la voz para apuntar a Mesa con duros adjetivos sobre el caso que fue titular en los medios de información hace dos semanas.

Pero la historia viene desde cuando Mesa anunció su candidatura. Esa vez, en medio de elucubraciones sobre una verdadera alianza de los detractores de Morales, quien primero se expresó en contra del expresidente y tiró la puerta a un frente único fue el líder de Demócratas, el gobernador Rubén Costas, quien consideró que era un “falso discurso” el de ciudadanía que acuñó Mesa.

Ahí murió cualquier probabilidad de alianzas fuertes en la oposición. Mientras Costas resignó su proyección nacional, Mesa se sirvió del FRI, cuya alianza fue muy funcional a sus intereses, y se apoyó en Luis Revilla, quien también sacrificó su proyección nacional. Mesa le puso el nombre de su fundación, Comunidad, a la alianza con Sol.bo, Comunidad Ciudadana, y se apoyó en antiguos colaboradores suyos, quienes ahora son los que comandan su campaña.

Mesa, una construcción del oficialismo (tema de otro análisis) y segundo en intención de voto según la primera encuesta nacional campo-ciudad de Tal Cual para el diario La Razón, no va a aliarse con nadie que pudiera hacerle sombra; así sucumbió también Samuel Doria Medina.

Una eventual alianza de la oposición hizo aguas antes de las primarias partidarias de enero, que al final fueron un fiasco.

Reivindicar unidad, como se plantearon algunos dirigentes cívicos y de oposición antes de la reunión retórica del viernes en Santa Cruz, implica un falso debate; no hay posibilidades legales para dicho propósito ni voluntad política para consumarla. Y Mesa lo ha dicho claro: que no quiere volver a una “megacoalición” (alianza de partidos para formar gobierno) y que va a la reunión con el solo propósito de reivindicar y “defender” el voto en octubre.

Si antes no pudieron, ¿por qué pensar que ahora sí podrán? Mesa no va a resignar su candidatura por la “unidad”, y con Ortiz pasa lo mismo. Después de Morales, ambos candidatos tienen mejores posibilidades electorales en relación a los otros seis; por tanto, ceder es una empresa imposible.

En la encuesta de La Razón se supo que en caso de que decline Mesa los votos de éste pueden migrar a favor de Ortiz. Ambos lo saben y creen tener mejores opciones.

Solo un hipotético escenario puede implicar una “alianza” posprimarias y preelectoral: que siete candidatos de la oposición renuncien a seguir en carrera para respaldar al mejor ubicado en las encuestas. Mesa no lo va a hacer (aunque haya dicho que renuncia a la renuncia), ni Ortiz. Y si lo hicieran, les espera un escenario incierto.

¿Unidad en la oposición? Imposible.

* Periodista.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia