Columnistas

Ya no es un sueño

Esta semana comenzó la primera zafra comercial del Ingenio Azucarero San Buenaventura, del norte de La Paz.

La Razón (Edición Impresa) / Freddy Morales

00:14 / 01 de septiembre de 2018

Hay quienes dicen que el sueño paceño de un ingenio azucarero en San Buenaventura tiene más de medio siglo. Lo que me consta es que hace 35 años lo supe al llegar a La Paz. Se organizaban caravanas para promover el desarrollo del norte del departamento y se denunciaba, apasionadamente, que la oligarquía cruceña boicoteaba ese polo de desarrollo con mentiras como que allá la caña no producía, y si producía, era de baja calidad y un largo etcétera.

Esta semana comenzó la primera zafra comercial del Ingenio Azucarero San Buenaventura para procesar 194.000 toneladas de caña y producir 330.000 quintales de azúcar. De la melaza se obtendrán 2.7000.000 litros de alcohol de 96.3 grados, libre de metanol, que ya tiene mercado en el exterior. Durante la fase de prueba se exportó casi 3 millones de litros de alcohol.

Un total de 137 familias de siete comunidades vecinas (Everest, Buena Vista, Altamarani, El Provenir, 25 de mayo, 7 de Diciembre y Santa Anita), con apoyo técnico de la empresa estatal, aportarán este año el 25% de la caña. El resto, 3.700 hectáreas, es producido por la empresa estatal. La capacidad de procesamiento de la planta es de 7.000 hectáreas de caña, meta a la que se llegará, según cronograma, en cinco años. El rendimiento promedio de la caña es de 83 toneladas por hectárea, más del doble del rendimiento nacional, que está entre 42 y 45 toneladas. Además, producirá 1.650 toneladas de bagazo hidrolizado, alimento para animales; compost fertilizante orgánico y 30 megavatios de energía, que serán inyectados al sistema interconectado nacional.

El ingenio estatal genera 520 empleos directos y 5.000 indirectos. Según el Alcalde de San Buenaventura, la población ha crecido de 8.000 a 11.000 habitantes; y otro tanto ocurre en la vereda de enfrente, en la turística población de Rurrenabaque, asentada a orillas del río Beni. Se ha roto la tradición de las poblaciones medianas y pequeñas de permanente expulsión de población.

Es una planta automatizada. Es casi un robot, dice su gerente, Ramiro Lizondo. Durante tres años estuvo en fase de prueba y este año, cuando empieza la producción industrial, la responsabilidad está a cargo de personal boliviano. Otra innovación es que no se utiliza azufre para obtener el color blanco del azúcar, sino una tecnología brasileña de ozonización, que genera un producto más saludable. Si bien San Buenaventura es una planta mediana, frente a otras que funcionan en Santa Cruz y que pueden procesar hasta 20.000 toneladas de caña al día, contribuirá con el 12% a la producción nacional.

Hace poco más de un año en una inspección, legisladores de la oposición que cuestionaban el proyecto cuyo costo fue de $us 174 millones se declararon gratamente sorprendidos. Pero la actitud es de ignorar o continuar echando sombras a lo que ocurre en la banda izquierda del río Beni, donde ya empezó la cuenta regresiva para poner en servicio un enorme puente que facilitará el transporte. Se dijo que era un negociado, que no servía, que era un elefante blanco porque no había caña… Ahora la alarma de los que solo sueñan pesadillas es que el cultivo de caña es nocivo para la tierra, que en la zona es frágil… Según consigna algún diccionario, la materia prima para producir azúcar en los ingenios es una caña de tallo leñoso, lleno de un tejido esponjoso y dulce del que se extrae el azúcar.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia