Columnistas

El plan

El dato que provoca escalofríos es que la industria del tabaco apunta a consumidores cada vez más jóvenes.

La Razón (Edición Impresa) / Freddy Morales

00:22 / 09 de junio de 2018

Es un lugar común repetir que las transnacionales son verdaderos monstruos. Sobre todo si el negocio pasa por contraponer al plato de la balanza del dinero el de la vida de miles de seres humanos. Por caso, en Bolivia cada día mueren 12 personas por enfermedades vinculadas al consumo de tabaco, 4.474 muertes por año, según datos oficiales.

Un segundo estudio del Consejo Nacional de Lucha contra el Tráfico Ilícito de Drogas (Conaltid) reveló que de cada 100 personas 25 consumieron tabaco durante el último año. La edad de los consumidores va desde los 12 hasta los 65 años. El dato que provoca escalofríos es que “la industria” los prefiere cada vez más jóvenes. Hace tres años el ingreso al mundo del tabaco era a los 15 años, ahora es a los 12.

A “la industria” nadie le va a enseñar cómo hacer negocios. Por ejemplo, para captar consumidores (clientes) cada vez más tiernos, incorpora a los cigarrillos sabores y colores. No es coincidencia que por ejemplo en los supermercados los cigarrillos estén expuestos en el área de placer del sentido del gusto: junto a dulces, chocolates y bebidas gaseosas. Queda claro el mensaje de que los cigarros son parte de la buena vida. Y en supermercados y en restaurantes la propaganda de cigarros se expone en las cajas de pago, por donde se debe pasar obligatoriamente.

En Bolivia se facilita el consumo de cigarros mediante la venta al detalle, pese a que, en comparación con otros países de la región, las cajetillas se venden aquí mucho más baratas. ¿Qué niño o adolescente no tiene 50 centavos o Bs 1 para comprar “un sueltito” en el quiosco de la esquina?

La fría cifra de 12 muertes por día a consecuencia del consumo de tabaco en Bolivia no expresa todo el drama. El Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria señala que 4.474 personas mueren por año por éste consumo, que además genera 3.728 accidentes cerebrovasculares, 2.818 infartos e internaciones por enfermedad cardíaca y 1.316 casos positivos de cáncer.  

El Ministerio de Salud informa que el Estado gasta Bs 1.700 millones cada año en el tratamiento de las patologías asociadas al consumo de tabaco dentro de los hospitales. A consumidores y al país así nos va. ¿Pero cómo le va a “la industria”? En 2016 las cinco tabaqueras más importantes del mundo lograron un repunte del 7,7% en sus ganancias, llegando a captar $us 29.000 millones. Comparativamente a los años 60, el consumo de tabaco se triplicó en el mundo, pasando de 2,1 billones a 5,5 billones el 2002 (El Economista.es. diciembre de 2016). Pero la industria no se ha quedado solo con el tabaco. El mercado de cigarros electrónicos es aún más rentable, y solo en Estados Unidos sus ganancias sobrepasaron los $us 10.000 millones el año pasado (El Financiero).

¿Cómo enfrentamos al monstruo? Prácticamente ni con el pétalo de una rosa: el Estado boliviano ha conseguido una cooperación de casi $us 2,4 millones para ejecutar el Programa de Prevención y Tratamiento de Adicciones, que plantea capacitar a 3.000 profesores que educarán a 90.000 alumnos de secundaria y prepararán a 500 funcionarios de gobernaciones y municipalidades para atender consultas en cinco centros de Atención Integral Familiar. Ese es el plan.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
22 23 24 25 26 27 28
29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia