Columnistas

Sin encuestas no hay campañas

Como tendencia regional-global, las encuestas atraviesan su propia crisis de representación/credibilidad.

La Razón (Edición Impresa) / Verónica Rocha Fuentes

23:36 / 01 de agosto de 2019

La inherente mediatización en la cual se desarrollan desde siempre los procesos electorales ha hecho que la ciudadanía esté acostumbrada a que una gran mayoría de los sucesos, hechos y discursos que son puestos en la palestra pública sean concebidos en clave de campaña; esto es, con fines electorales. A pesar de que cada vez es más delgada la línea que separa la cotidianidad pública de un periodo electoral cuando los gobernantes son a su vez candidatos, también es cierto que en un escenario como el descrito u otro más “puramente” electoral hay ciertas herramientas de opinión pública que entran en escena de manera casi simultánea al inicio de las campañas. No por nada el calendario electoral para las elecciones generales de este año, en apego a la norma, delimita el inicio formal del periodo de campaña prácticamente al inicio de la difusión de sondeos electorales. En atención a ello, en esta ocasión se hará referencia a aquellos que son utilizados mediáticamente.

Así las cosas, la idea es poder contar con aseveraciones que nos desliguen de un fútil debate cuando, en clave de sospecha, especulamos que una determinada encuesta está siendo presentada por operadores políticos y/o mediáticos con el objetivo de incidir en nuestras preferencias electorales. A no dudarlo, las encuestas son útiles e importantísimas herramientas de medición de la opinión pública que, en tiempo electoral, tienen un alto potencial para constituirse en artilugio de las estrategias generadas desde los cuartos de guerra desde los que se proponen las campañas.

Dependiendo, pues, del contexto, las encuestas electorales pueden constituirse como un factor de certeza o de incertidumbre de cara a la votación. Éstas, en su faceta mediática, atraviesan profundos procesos en los últimos años. Me animo a señalar tres, por ahora: a) transmediatización, b) especialización y c) normalización.

Transmediatización, en tanto son presentadas en amplios despliegues multimedia, bajo el amparo de alianzas institucionales y mediáticas. Especialización, debido a que el rol de “analistas” en torno a las características y resultados de las encuestas ha ido en crecimiento. Y normalización, producto de la progresiva aplicación normativa para su realización y difusión, y de su renovado protagonismo en la agenda noticiosa.

En rigor normativo, está prohibido que las organizaciones políticas generen encuestas o que éstas formen parte de materiales propagandísticos, precisamente para mermar de alguna manera su instrumentalización. Sin embargo, en verdad recién a la mitad de esta campaña empieza a hallar espacio una pregunta clave: ¿cuán representada o distorsionada se presenta la opinión pública en cada encuesta que vamos conociendo?  Ante ello, hay una certeza: los estudios electorales han podido “ordenar” las últimas dos elecciones generales gracias a la implementación de un marco normativo especializado. Además, como tendencia regional-global, las encuestas atraviesan su propia crisis de representación/credibilidad. Y, finalmente, una preocupación: su abusiva instrumentalización pone en riesgo el voto libre e informado, en un marco democrático.

* Comunicadora. Twitter: @verokamchatka

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia