Columnistas

El clima extremo amenaza a las montañas

Más de la mitad de la población mundial depende de las montañas para obtener agua, alimentos y energía.

La Razón (Edición Impresa) / Hiroto Mitsugi

00:24 / 13 de diciembre de 2018

En todo el mundo se cuentan historias sobre el devastador clima que destruye las comunidades de montaña y los medios de subsistencia; eventos que amenazan a las cerca de 1.000 millones de personas que viven en lugares altos normalmente productivos. Estas personas están en la primera línea del cambio climático y, en consecuencia, tienen altos niveles de hambre, con uno en que tres enfrentan la inseguridad alimentaria, impulsado principalmente por los eventos climáticos severos. Por ejemplo, en los alrededores de la montaña Chachacomani en Bolivia, sequías y la erosión de la tierra han aumentado la pobreza de las comunidades que viven de agricultura y ganadería. Después de terminar su escuela secundaria, Rita Balboa, una joven aymara de la comunidad de Peñas, tuvo que emigrar a Argentina para trabajar como costurera para mantenerse.

Pero no es demasiado tarde para que todos tomemos medidas para ayudar a los pueblos de las montañas y trabajar para mitigar al menos algunos de los efectos del cambio climático. No debemos olvidar que las fuerzas que amenazan a los pueblos de las montañas y su entorno también nos afectan. La mayor parte de nuestra agua dulce proviene de las montañas del mundo; al igual que muchos de nuestros medios de vida, incluso si vivimos lejos de los lugares altos y pensamos que estamos alejados de lo que sucede allí. Recuerden: más de la mitad de la población mundial depende de las montañas para obtener agua, alimentos y energía limpia.

Los glaciares de montaña, la nieve y el permafrost almacenan y regulan los recursos de agua dulce. Tanto como el 80% de las aguas dulces del mundo se derraman desde las montañas. Así que imagínense las consecuencias para todos los que vivimos de río abajo si se interrumpieran esos flujos. El cambio climático ya ha causado la desaparición de más de 600 glaciares en el mundo, lo que ha provocado la sequía de ríos y manantiales. Eso significa que los suministros de agua dulce para miles de millones de personas que viven en ciudades muy lejanas (en Nueva York, Nairobi, Río de Janeiro y Tokio) están bajo amenaza.

El cambio climático está exacerbando la degradación de la tierra y los desastres naturales, lo que amenaza aún más la vida en las montañas y en las profundidades. El calentamiento global contribuye a la creciente aparición de deslizamientos de tierra fatales, un 125% de incremento entre 2003 y 2017. A medida que las avalanchas, las inundaciones de lodo y los deslizamientos de tierra se extienden, destruyen bosques desnudos e inundan comunidades y poblaciones en sus caminos.

Los desafíos a los que se enfrentan estos pueblos de montaña nos dan una vista previa y una advertencia de nuestro propio futuro si no actuamos de inmediato para apoyar el desarrollo sostenible, detener el cambio climático y ayudar a crear resiliencia para preservar las áreas montañosas del mundo. La diversificación de los sistemas alimentarios y el apoyo a la agricultura y la producción sostenibles pueden, por ejemplo, aumentar la resiliencia ante los eventos climáticos entre los pueblos de montaña. El mayor apoyo gubernamental a los programas de redes de seguridad social, la capacitación y la educación también aumentan la resiliencia.

La expansión de las actividades económicas, como el turismo sostenible de montaña, puede fomentar el desarrollo en regiones remotas. Las empresas relacionadas con el turismo también podrían proporcionar medios de vida y el futuro a los jóvenes para que puedan permanecer en sus comunidades y mantenerlos con vida.

¿Entonces, qué podemos hacer? Por un lado, nosotros, los consumidores, podemos hacer nuestra parte comprando alimentos y otros productos identificados por la etiqueta de Iniciativa de Productos de Montaña; una garantía de que los productores de montaña han sido compensados de manera justa por su trabajo. Estos productos abarcan desde el único arroz morado cultivado en los Himalayas de la India hasta el café de los Yungas bolivianos.

Además, todos podemos aprovechar la oportunidad del Día Internacional de las Montañas, que se conmemora el 11 de diciembre, para reflexionar sobre las vidas de los pueblos de las montañas del mundo, por qué son tan importantes y por qué debemos ayudar a apoyar el desarrollo sostenible de las montañas para el beneficio de todos.

* Subdirector general del Departamento Forestal de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO); Jean-Marc Chappuis es subdirector de la Oficina Federal Suiza para la Agricultura; Grammenos Mastrojeni es coordinador por el medio ambiente del Ministerio de Relaciones Exteriores de Italia.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia