Columnistas

1933, año de los ausentes

‘Somos soldados pero no hemos dejado de ser stronguistas! ¡Huarikasaya, Kalatakaya! ¡Hurra, hurra!’

La Razón (Edición Impresa) / Ricardo Bajo

00:03 / 28 de marzo de 2018

Mil novecientos treinta y tres (1933) es el año de los ausentes, el segundo de la Guerra del Chaco. El 2 de enero, el club The Strongest manda un telegrama a Villamontes. El destinatario es Mario Alborta, más conocido como el “Tigre de Sopocachi”, primer gran capitán del club Bolívar. El texto dice así: “Strongest envía a usted, dignos rivales celestes, afectuosas felicitaciones por Año Nuevo, confiando que los deportistas de Bolivia conducirán a la Patria hacia la Victoria” (sic).  El 3 de enero llegan malas desde el frente. Uno de los futbolistas más entusiastas de The Strongest, el subteniente Adrián Murguía Vargas (30 años), del Regimiento 38, ha caído en el Campo Jordán, allí donde 3.000 soldados paraguayos sucumbieron. El mayor Jimmy Price, el gringo James C. Price, uno de los mejores cirujanos en el Chaco y el médico más querido por la tropa, no puede hacer nada en un hospital portátil por salvar la vida de Adrián, nieto del coronel Ildefonso Murguía, jefe del legendario Regimiento Colorados de Bolivia durante la Guerra del Pacífico.

Son tristes las “Alacitas” paceñas. The Strongest organiza un bazar en beneficio de las familias de los heridos y de los prisioneros gualdinegros que sufren el rigor del cautiverio en Asunción, Paraguay. Las socias y las simpatizantes, comandadas por la presidenta de la sección femenina del club, señora Rosa de Pacheco, son las encargadas de reunir objetos en la sede del club, calle Illimani 70. Para finales de febrero se tiene la suma de todas las ventas: Bs 1.523 que van a parar (entre víveres y dinero) a 732 familias de los movilizados.

Mientras tanto, los “Strongest del frente” (69 nombres de jugadores y socios, entre ellos el primer equipo casi en su totalidad) hacen llegar una misiva a sus camaradas de La Paz. Desde las líneas de fuego del Chaco envían un vibrante saludo en el que anuncian el fallecimiento de dos stronguistas, “dos nombres inmortales”: Fernando Zalles Cisneros y Jorge Lanza. El mensaje, que arenga al valor, finaliza con un principio de vida y de muerte: “Somos soldados pero no hemos dejado de ser stronguistas! ¡Huarikasaya, Kalatakaya! ¡Hurra, hurra!”. Encabezan las firmas dos emblemas: Emilio Estrada (otrora capitán) y José Toro (el gran goleador).

A mediados de febrero, la secretaría del club pone en marcha el servicio de correo para las familias de los movilizados; una comisión de socios y socias se dedica a la tarea de escribir la correspondencia al soldado stronguista con carácter gratuito. Hace también colectas, logra donaciones y hasta abre un servicio jurídico solidario para viudas y huérfanos.

Se prohíben las fiestas del Carnaval. Cercano el sábado 8 de abril, se prepara el programa de las Bodas de Plata (1908-1933) de The Strongest: misa en homenaje a los caídos, sesión de honor, match de fútbol de divisiones inferiores, pelota vasca en el frontón stronguista de la calle Bueno, acto conmemorativo en el paraninfo de la UMSA y gran velada lírico musical de gala en el Teatro Municipal, “cuyo producto líquido será destinado a las instituciones de guerra”. Todo el cronograma se cumple llegado el día y los stronguistas hacen más: inauguran una tradición hoy ausente: van en romería desde la calle Illimani hacia el Cementerio General para depositar una corona sobre la tumba del teniente coronel Germán Jordán, como homenaje a todos los caídos.

El directorio del prestigioso The Strongest envía una carta firmada por su presidente, Raúl Gutiérrez Granier, al doctor Enrique Hertzog, ministro de Guerra y Colonización, para solicitar el ascenso de Emilio Aguirre de teniente coronel a coronel. Su sacrificio por la patria en una acción de armas gloriosa, la toma de Boquerón, lo merece.

Días después, el club Bolívar, a través del dinamismo de su presidente (Jorge Castillo Rivera), envía a los combatientes del fortín Muñoz una primera remesa de 29.000 cigarrillos. El socio de The Strongest Francisco Guachalla lleva 1.000 revistas al frente de batalla. Quizás los destinatarios aún los fuman, sedientos, bajo un matorral. Releen también las historias de sus pueblos —donde todavía hay “Alacitas”, carnavales y fútbol— de los que nunca se fueron. 1933, año de los ausentes.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia