Columnistas

La política de la ciencia

La Razón (Edición Impresa) / Farit Rojas T.

06:59 / 13 de agosto de 2018

Para resumir una política de la ciencia en 2.800 caracteres, que es la extensión de esta columna, tomaré un ejemplo que Bruno Latour recupera de Plutarco en su libro Cogitamus. Según Plutarco, Arquímedes, uno de los científicos más celebrados de la antigüedad, escribió a Hierón, rey de Siracusa, una carta en la que señala que, con una fuerza dada, podía mover cualquier peso. “Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo”, se habría jactado Arquímedes frente al gobernante para interesarlo en sus trabajos. Hierón, maravillado, solicitó una demostración. Arquímedes hizo poner en tierra una nave de transporte de tres mástiles perteneciente a la Marina Real, y la movió con el uso de la palanca. Hierón, estupefacto, comprendió la potencia, en sentido literal, de la ciencia y contrató a Arquímedes para que construyera máquinas para la defensa y el ataque de la ciudad, pues se temía una guerra con los romanos.

Arquímedes, entonces, se encontró embarcado en un “miniproyecto Manhattan” para la defensa de Siracusa, frente al ataque del general romano Marcelo. Plutarco señala que Marcelo dijo a sus soldados: “No cesaremos de guerrear contra ese geómetra que usa nuestras naves como cubiletes para sacar agua del mar, que ha eliminado de manera ignominiosa nuestra sambuca a latigazo limpio”. En efecto, todos los siracusanos, al mando de Arquímedes y con el uso de sus inventos, no eran sino el cuerpo de un organismo creado por el científico. Arquímedes, sin importar la resolución real de la historia, venció a los romanos.

Pero sucede algo muy curioso, anota Latour, pues Plutarco no reconoce la política de la ciencia y cambia la historia. Plutarco señala: “Arquímedes tenía un espíritu tan elevado y tan profundo que tenía por innoble oficio manual toda ocupación en la mecánica y todo arte aplicado a las necesidades de la vida”. ¿Qué sucedió para que Plutarco señale que Arquímedes no tuvo interés en la guerra y solo en la ciencia?  Veamos: acto I: Arquímedes va a ver a Hieron para hacerlo “partícipe”; acto II: Hieron propone a Arquímedes el desafío de probar la utilidad práctica de sus ideas; acto III: Arquímedes logra con éxito mover un barco y defender a Siracusa; acto IV: Arquímedes no tiene nada que ver con ninguna consideración práctica de ninguna índole, solo le interesa la ciencia pura.

Lo que sucede, nos dice Latour, es que cuando la ciencia purifica sus hallazgos, no quiere reconocer su deuda política; es decir, no quiere reconocer que detrás de un gran científico puede asomarse una gran guerra, un gran tirano, una gran catástrofe; todo ello distante de las preocupaciones científicas. Latour, entonces llama a repensar una política de la ciencia, que espero haber logrado explicar en estos 2.800 caracteres.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia