Columnistas

Muerte en el teleférico

Una mayoría de los usuarios sabe cómo tomar correctamente, sin riesgos, una cabina.

La Razón (Edición Impresa) / Rubén D. Atahuichi López

00:09 / 17 de abril de 2018

Un hombre ingresa en un área restringida de la estación Inalmama de la Línea Blanca, en la plaza Villarroel. Lo hace sin mayores problemas, como si conociera el lugar. Al no encontrar una vía directa hacia las boleterías o el andén de las cabinas encuentra una “alterna” y rápida, camina sin mayores apuros y esquiva un paso estrecho, especie de puerta; cruza por la parte posterior de un muro casi al ras del piso con césped y alcanza justo la zona de seguridad por donde salen y entran las cabinas. La cruza mientras una de las cabinas abandona la estación y otra está a punto de llegar, pero él aparentemente no se percata. Con tranquilidad, pasa el espacio lineal de cruce de las cabinas y cuando está a punto de cruzar la de las cabinas de llegada, es alcanzado por una de éstas, que lo empuja y luego lo tira hacia el vacío, una cámara de cemento debajo del paso de las cabinas de al menos cinco metros de altura...

Es menos de un minuto el periplo fatal, que muestra un video que solo tenía el Ministerio Público como elemento de las investigaciones del caso policial.Como suele ocurrir en este tipo de hechos, las redes sociales, incluso las autoridades policiales, alimentan la hipótesis de un caso de suicidio, al no entender el porqué de la actuación del ciudadano habiendo ingresos autorizados y controlados hacia las boleterías y cabinas del teleférico.

A juzgar por la infraestructura del edificio, el diseño de sus plataformas para la circulación y no de los usuarios, y la experiencia ciudadana en el uso de este sistema nuevo de transporte en La Paz, que reconoce ya las áreas de circulación autorizadas y no, es incomprensible cómo la víctima, un médico de 67 años de edad, pudo haber burlado los pasos prohibidos. Aunque después de un largo silencio la empresa estatal Mi Teleférico admitió que la puerta de servicio hacia un área técnica estaba abierta en el tiempo que el hombre cruzó la zona, lamentablemente es posible sospechar de la negligencia del médico en el accidente, que no se percató de un ingreso autorizado hacia la estación y, al contrario, buscó uno que no tenía ni siquiera las condiciones arquitectónicas para su uso ni era frecuentado por otros usuarios del sistema de transporte. Como saben los paceños y quienes visitan la ciudad, los ingresos hacia las cabinas de las estaciones tienen grandes plataformas y áreas abiertas al público, con señalizaciones peatonales horizontales y verticales, y donde están instalados boleterías y molinetes para el ingreso de los usuarios, además de la vigilancia de personal de seguridad y la guía y colaboración permanente de empleados de la empresa que regenta el tipo de transporte.

Sin mayores exigencias más que la guía de quienes cuidan del servicio y el aprendizaje en el uso del teleférico, una mayoría de los usuarios sabe cómo tomar correctamente, sin riesgos, una cabina para transportarse por distintos puntos de la ciudad.

Es lamentable lo ocurrido en la estación de la plaza Villarroel, la pérdida de una vida en condiciones trágicas. Si bien pudo haber fallas en el servicio (la circunstancial apertura de una puerta no autorizada para personas ajenas al teleférico), se puede presumir que en el caso hubo un grave descuido de parte del usuario que le costó la vida.

Seguramente las investigaciones darán pautas sobre si hubo responsabilidad en los administradores del teleférico, pero es urgente tomar conciencia acerca de la responsabilidad ciudadana en este caso, que se entiende por la omisión permanente de reglas de convivencia social. No hay que tomar riesgos, nuestra vida está en juego.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia