Columnistas

Miente, miente

La Razón (Edición Impresa) / Jaime Iturri Salmón

00:00 / 19 de enero de 2018

Se trata, no lo olvides, de una ciudad en la que todo el mundo quiere ser engañado”, dice la obra de teatro Electra Garrigó, del escritor cubano Virgilio Piñera, que inauguró el teatro moderno en el Caribe en 1948.

Esta obra me vino a la mente luego de ver las grandes colas de personas que creyeron en la burda mentira de que habría desabastecimiento de carburantes en el país. Lo propio pasó con los supermercados; parte de la población se volcó a comprar para el mes y aún tienen la alacena llena. Finalmente no hubo ningún desabastecimiento. Perdieron los ingenuos, y por algunas horas ganaron los mentirosos que usan las redes sociales para engañar como si se les fuera la vida en ello.

Pero, claro, como dicen por ahí, “se necesita dos para bailar un tango”. No solo es el que miente para causar zozobra y poder crear un clima caótico, sino también el que cree, el que no analiza, el que piensa que los comunicados oficiales no son ciertos. Bueno, estos últimos algo habrán aprendido el pasado fin de semana: perdieron tiempo y dinero.

Y creo que este tipo de rumores pueden tener un efecto de boomerang. Es decir, volverse contra sus autores. Una vez que te mienten, ya no crees con la misma fuerza lo que te dicen. Pero por algo los nazis decían: “Miente, miente, que algo queda”; y esa es la posverdad, una mentira que por algún tiempo se vuelve verdad.

Firmado el acuerdo entre los médicos y el Gobierno que, por fin, terminaba con la huelga que a tantos y tantos bolivianos hizo sufrir, inmediatamente los ultras de la oposición viralizaron la foto de Aníbal Cruz con polera azul eléctrica junto a varias personas que vestían el mismo atuendo. Aunque difuminaron los escudos de la prenda de vestir, alguien, como el arriba firmante, que haya estudiado en el Instituto Americano puede reconocer claramente el símbolo del Amerinst. Claro, ahí estudió Cruz y era una de tantas reuniones de promoción.

Podría seguir largamente sobre la cantidad de canalladas que se cometen en internet, donde los equipos de los políticos trabajan en tres turnos para dañar a los opositores y a su honra. Por ello, la frase correcta debería ser: “duda, duda, y después vuelve a dudar”. No ocurre solo con los mensajes transmitidos por las redes sociales, también los de los medios de comunicación; solo que en la web esto es mucho más pronunciado.Una sociedad crítica, democrática y madura aprende pronto a separar el polvo de la paja, a leer la verdad y descartar la posverdad, y no hace colas en vano. ¿O no?

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia