Columnistas

¿Falso o verdadero?

La Razón (Edición Impresa) / Lucía Sauma

23:55 / 14 de marzo de 2018

Cansada de las mentiras que se difunden por las redes sociales? Pues sí, estoy cansada; porque nos mienten y engañan, además de mandar tantísimos mensajes de saludos, buenos días, buenas tardes, que tengas lindos sueños, cadenas de oración con la amenaza velada de que si no las difundes “algo malo te pasará”, cientos de advertencias sobre los productos que te hacen daño a la salud (no comas tomate porque es cancerígeno...), junto a otros cientos de mensajes donde te piden comer el mismo producto para evitar precisamente la enfermedad mencionada en el anterior correo. A continuación están las imágenes de flores, ángeles, hadas portadoras de frases rebuscadas que son atribuidas a Einstein, Gandhi, Tagore y un práctico etcétera. Que no te extrañe el que ese texto que habla de “lo que haría si volviera a nacer (…)” atribuido en el pasado a Borges, ahora aparezca como de García Márquez; por supuesto que ninguno de los dos escribió el mentado texto.

Muchas veces las redes sociales han jugado un papel importante a la hora de socorrer a quienes buscan un familiar desaparecido, publicar la fotografía de una persona accidentada, pedir donaciones de sangre, identificar un malhechor y especialmente en asuntos cotidianos como pasar una receta, organizar una reunión, confirmar la asistencia de los participantes, realizar consultas democráticas sobre cualquier asunto, colectar ayudas, pedir información a quien tiene la posibilidad de proporcionarla, enviar fotografías que ayuden a tomar decisiones...

Todo este cúmulo de información, unas veces útil pero la mayoría inservible, es enviado, recibido y raras veces leído sin ningún orden, generando un empacho informático que busca con ansia la tecla “borrar” en una buena cantidad de veces sin que medie selección alguna, porque el anuncio de archivo saturado solo exige depuración antes del colapso.

Cuando uno recibe los mensajes suele preguntarse quién se ocupa de crear esas imágenes, esos textos. La falta de respuesta no tiene importancia en los escritos que, generalmente de forma cándida, llenan espacio en el celular, pero la pregunta se hace insistente cuando compromete la veracidad de hechos reales en el país, o cuando difunden mentiras sobre la actuación de personas públicas. Los autores se valen del anonimato para propagar lo que conviene a sus intereses sabiendo que influirán en la opinión pública. De esa manera manipulan a las personas para obtener réditos de cualquier índole. Esa divulgación de embustes tiene consecuencias, y la primera es que la gente toma decisiones con base en mentiras, lo que se puede comparar con la sentencia del juez que, basado en un falso testimonio, condena a un inocente a la silla eléctrica.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia