Columnistas

Diversas, pero no dispersas

Diversas, pero no dispersas parece ser la marca del movimiento feminista de hoy.

La Razón (Edición Impresa) / Lourdes Montero

01:56 / 04 de diciembre de 2017

Más de 2.300 feministas de 30 países de América Latina y el Caribe nos reunimos la semana pasada en Montevideo, en un encuentro de intercambio, discusión y propuestas. Bajo la consigna “Diversas, pero no dispersas”, la capital uruguaya se convirtió en la sede del 14° Encuentro Feminista de América Latina y el Caribe (EFLAC).

Y no hay mejor título que refleje el encuentro. Diversas, pero no dispersas parece ser la marca del movimiento feminista de hoy, que ha pasado de ser una demanda social a favor de los derechos de las mujeres para constituirse en una plataforma política, desde las mujeres, que busca desmontar el patriarcado, el capitalismo y el colonialismo como forma articulada de dominación. Y es que, contra lo que algunos suponen, la lucha desde las mujeres se desborda desde el cuerpo y las diversas identidades a las políticas extractivistas, la economía centrada en el lucro, los problemas medioambientales, el debilitamiento de nuestras democracias, el análisis de los fundamentalismos religiosos, el racismo y las diversas formas de discriminación, entre otros temas que nutren las agendas de lucha feminista.

La propia delegación boliviana, compuesta por 75 feministas de diferentes departamentos, expresaba esa diversidad de experiencias, estrategias de lucha y posicionamiento frente al mundo; ejemplificando ese abanico diverso de un movimiento social y político que hoy se presenta potente y vital.

El evento tuvo una fuerza simbólica especial, ya que Montevideo, hace 36 años, fue la sede del primer encuentro feminista de la región. Aquella vez, las feministas, frente al incremento de la violencia contra las mujeres, decidieron dedicar el 25 de noviembre como Día internacional de lucha para erradicar la violencia hacia las mujeres. Casi cuatro décadas más tarde se pudo constatar que esa violencia, en lugar de erradicarse, se ha recrudecido, y hoy se expresa incluso con mayor crueldad. Como recordatorio fiero de este contexto, al llegar a Uruguay nos encontramos con la noticia de que, en los días previos al encuentro, dos niñas fueron abusadas sexualmente y asesinadas.

El evento se cerró con una marcha multitudinaria tomando la central avenida 18 de Julio. El discurso de cierre estuvo a cargo de la diputada dominicana Minou Tavárez Mirabal, hija de Minerva, una de las emblemáticas hermanas Mirabal que lucharon contra la dictadura de Trujillo. Su voz resonó en la explanada de la Intendencia de Montevideo: “Hoy más que nunca tenemos que estar fuertes, unidas y alertas, cuidando nuestras espaldas, dando batallas en todos los frentes, porque las violencias no paran. Hemos marchado hasta esta explanada para decir que ya basta de sociedades y gobiernos que siguen tolerando esta crueldad extrema hacia las mujeres. Ya basta de crímenes de poder. Hemos llegado de 30 países, de las islas o de la América firme, a dejar clara nuestra voluntad de lucha y resistencia feminista para impedir que el cuerpo de las mujeres siga siendo un territorio de conquista patriarcal”.

Y con ese llamado cada quien volvió a su país. En este mundo feroz, como fue caracterizado en el encuentro, las mujeres nos sentimos convocadas a seguir soñando y luchando por ese sueño. Y fantaseamos con poder vivir y organizar nuestras sociedades de otra manera… con una forma distinta de concebir el poder, a través de prácticas económicas alternativas, experiencias de cuidado fraterno, de saber compartido, de trabajo cooperativo, de solidaridad… Prácticas diferentes de la maximización del rendimiento, de la producción ilimitada y del orden patriarcal.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia