Columnistas

Bolsonaro

Las mujeres son el principal obstáculo en la campaña de Jair Bolsonaro. Sufre un rechazo muy alto.

La Razón (Edición Impresa) / Esteban Ticona

23:48 / 19 de octubre de 2018

Jair Bolsonaro, en sus casi 30 años como diputado y militar en la reserva fue una figura mediocre; pero ahora está a un paso de ocupar el sillón más importante del Palacio del Planalto de Brasilia. Su vida está lleno de exabruptos, como amenazas de muerte a su exmujer que contradicen que sea el “defensor de la moral y la familia tradicional”. Otras declaraciones de Bolsonaro son: “Sería incapaz de amar a un hijo homosexual. Prefiero que un hijo mío se muera en un accidente a que aparezca con un bigotudo por ahí”. Aunque ahora en la campaña en la segunda vuelta dice que apoya a los homosexuales. “El gran error de la dictadura fue torturar y no matar”. “Mis hijos nunca tendrán una novia negra porque han sido bien educados...” Son parte de la colección de insolencias del candidato a la presidencia, que ha puesto en hastío y vergüenza a Brasil.

Entró en política después de liderar un plan para poner bombas en cuarteles militares, de esa manera presionar al Gobierno para que aumente los salarios de los soldados en los años 80. Fue procesado internamente y los coroneles describieron su conducta como muy agresivo y con “excesiva ambición económica”. Los fines de semana iba con los soldados al interior del estado de Bahía a buscar pepitas de oro. Él alegaba que lo hacía “por higiene mental”. Al poco tiempo ya era diputado, convirtiéndose en la voz de las Fuerzas Armadas en el Congreso. Pasó por siete partidos políticos diferentes; pero a pesar de todo consiguió difundir la idea de que votar por él es hacerlo contra el establishment.

También es la cabeza racista de su familia. Su hijo Eduardo es diputado federal y comparte asientos con el padre en Brasilia, su otro hijo Flávio era diputado en la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro y ahora es favorito para llegar a la política nacional como senador, y Carlos tiene el papel más discreto, trabaja como concejal en el municipio de Río. Los tres replican el discurso del padre xenófobo y son los encargados de socorrerle cuando suelta la lengua demasiado. Intentan matizar sus palabras, la mayoría de las veces acusando a la prensa de sacar sus frases de contexto. “No quiso decir eso”. “No es exactamente así”. “Hay una campaña en su contra”, son algunas de las justificaciones.

Aparte de sus tres hijos mencionados, Bolsonaro tiene otros dos hijos menores; Renan, de 19 años, y Laura, de siete. Esta última sufrió una de sus frases más machistas: “Tengo cinco hijos. Cuatro fueron hombres, en la quinta tuve un momento de fragilidad y vino una mujer”, dijo en una conferencia. Bolsonaro, con su segunda esposa, Ana Cristina Valle, tuvo una relación muy turbulenta. El diario Folha de São Paulo publicó unos documentos que prueban que la exmujer del candidato huyó a Noruega con el hijo de ambos, Renan, tras ser amenazada de muerte por el militar político.

Las mujeres son el principal obstáculo en la campaña de Jair Bolsonaro. Sufre un rechazo muy alto entre ellas. Eso tiene que ver con declaraciones machistas, junto al apego que tiene a la violencia y al neofascismo. En internet se pueden ver videos en los que Bolsonaro dice que es lógico que las mujeres cobren menos que los hombres “porque se quedan embarazadas” o una discusión que tuvo con una diputada a la que intentó humillar diciendo que era muy fea y que “no merecía ser violada”.

En las redes sociales causó fuerte impacto la campaña #Elenão (él no), que ha traspasado fronteras. Artistas como Dua Lipa, The Black Eyed Peas, Ellen Page o Madonna se han posicionado contra el militar racista... Ñanqa janq’u jaqiwa Brasil jach’a markaru apqañ muni, jupaxa ma qhuru pallapallawa, jaqir jiwayañ chuymani. ¡¡¡Jatila muspa!!!

* Aymara boliviano, doctor en Estudios Culturales Latinoamericanos y docente en la UMSA.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia