Demanda Marítima

Bolivia defiende sus argumentos y advierte ‘patrón de tergiversaciones’ chilenas en cierre de alegatos

“Lo que mantenemos ante la Corte es que, de acuerdo con el derecho internacional, Bolivia tiene un derecho adquirido a que Chile negocie con ella con el objetivo de convertir en realidad su acceso soberano al océano Pacífico", afirmó el abogado Remiro Brotóns.

El equipo jurídico boliviano en la fase última de los alegatos orales. Foto:Cancillería

El equipo jurídico boliviano en la fase última de los alegatos orales. Foto:Cancillería

La Razón Digital / Carlos Corz / La Paz

05:56 / 26 de marzo de 2018

Bolivia empezó este lunes son su réplica en la segunda y última fase de los alegatos orales en el juicio marítimo contra Chile, mostrando ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) una serie de pruebas sobre las negociaciones marítimas que considera se constituyen en una “práctica histórica” que genera obligación de negociar sobre la demanda marìtima y haciendo notar “un patrón de tergiversaciones” de Chile.

El abogado del equipo boliviano Payam Akhavan fue el primero en intervenir en el Palacio de la Paz, a partir de las 04.00, hora boliviana, en esta última fase antes de la sentencia. Como ocurrió la semana pasada, en la sala de audiencias estuvo a la cabeza del equipo boliviano el presidente Evo Morales.

Akhavan sostuvo de inicio que los argumentos chilenos esgrimidos en la primera ronda de alegatos, la pasada semana, mantenían "viva la expectativa legítima de Bolivia” ante la luz de las “abrumadoras” pruebas que patentizan negociaciones de acceso soberano al mar en diferentes momentos de la historia bilateral, antes y después del Tratado de 1904 que definió los límites tras la invasión y posterior guerra del Pacífico.

Los argumentos estuvieron centrados en responder y desbaratar la tesis que esgrimió el equipo chileno la anterior semana, como el tratar de demostrar que no hubo una secuencia en las negociaciones y que las conversaciones se desarrollaron en atención a la respuesta de un “buen vecino”. El letrado dijo que Chile no puede pretender reducir a nada el contenido de las negociaciones y los compromisos asumidos a lo largo de la historia. Dijo que las “palabas tienen significado, significan algo en vez de nada”.

Antonio Remiro Brotóns, por su lado, durante su intervención dejó en claro ante los jueces que “el lenguaje diplomático y político no se dan la espalda” en respuesta al interés de desmerecer el valor de aquellas conversaciones plasmadas en diferentes documentos unilaterales, bilaterales y de práctica diplomática para negar una obligación a negociar.

Espere…

Ambos Estados, a lo largo de más de un siglo, mantuvieron en diferentes momentos de la historia negociaciones para saldar un conflicto que no resolvió el Tratado de 1904, que de hecho no es parte en este litigio. Se volvieron a mostrar y detallar los documentos bilaterales, pero no solo eso, sino también las gestiones ante la desaparecida Liga de las Naciones y la Organización de Estados Americanos (OEA), instancia que emitió 11 resoluciones a favor de la causa marítima.

“El derecho internacional muestra que las palabras sí importan”, insistió Akhavan y advirtió a los jueces internacionales, “a la luz de este patrón de tergiversaciones”, “tratar con gran cautela” los argumentos que exponen los demandados más cuando presentaron “versiones apocalípticas, de que, si el fallo es a favor de Bolivia, veríamos el fin de las relaciones diplomáticas”.

Mientras se desarrollaba la réplica en La Haya, en diferentes ciudades de Bolivia, como ocurrió entre el lunes y martes de la primera ronda de alegatos bolivianos, cientos de personas se concentraron en plazas principales para seguir lo que ocurría en pantallas gigantes de Tv.

Amy Sander, otra de las abogadas de Bolivia, reafirmó el “peso jurídico” de los pronunciamientos de la OEA sobre la demanda marítima y cuestionó el intento chileno de “desconocer” esos documentos, siendo que es parte de ese organismo internacional y que participó de la sesiones en las que fueron aprobados.

Para Chile solo en el Acuerdo de Charaña, en 1975, se habló de soberanía en tanto que en el resto de las negociaciones solo hubo un diálogo “de buena vecindad”. Remiro Brotóns consideró que las conversaciones de ese entonces adquieren rango de Tratado por sus implicaciones y alcances.

“Lo que mantenemos ante la Corte es que, de acuerdo con el derecho internacional, Bolivia tiene un derecho adquirido a que Chile negocie con ella con el objetivo de convertir en realidad su acceso soberano al océano Pacífico", afirmó el abogado español.

“Bolivia reivindica con muy buen motivo su derecho a negociar, una expectativa legítima que nunca ha abandonado”, insistió Akhavan. Además cuestionó que Chile pretenda con sus argumentos mostrar que durante las conversaciones hubo “palabras vacías mientras se toman una taza de té”.

Chile tendrá el miércoles la oportunidad de responder en lo que se llama la dúplica. (26/03/2018)

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia