Nacional

Bolivia pretende administrar Ilo, pero aún depende de ley peruana

La Administración de Servicios Portuarios de Bolivia (ASP-B) prepara un proyecto para presentarse a una licitación internacional con la idea de ganar la concesión del puerto.

Autoridad. El gerente Sánchez explicó a La Razón la importancia de utilizar Ilo en vez de Arica. Foto: Ignacio Prudencio

Autoridad. El gerente Sánchez explicó a La Razón la importancia de utilizar Ilo en vez de Arica. Foto: Ignacio Prudencio

La Razón (Edición Impresa) / Luis Mealla / La Paz

02:00 / 24 de abril de 2016

El Estado, a través de la Administración de Servicios Portuarios de Bolivia (ASP-B), pretende la administración del puerto de Ilo, aunque aún aguarda una licitación internacional que será lanzada una vez que Perú declare, por medio de una ley, que el proceso es de “interés nacional”.

El gerente de la ASP-B, David Sánchez,  explicó a La Razón que de todas formas Bolivia se alista para asumir un “gran desafío”, en el entendido de que del concurso por la concesión de ese puerto del sur peruano, anunciado por el presidente saliente de ese país, Ollanta Humala, también participarán grandes consorcios de empresarios chilenos y del propio país.

“Lograr la concesión del puerto de Ilo nos permitirá recuperar una palabra mágica, que es la soberanía de la carga boliviana (...), el objetivo es conseguir alternativas a la importación y exportación del comercio boliviano y de la región”, apuntó Sánchez, quien fue senador del MAS entre 2010 y 2015.

Uno de los principales objetivos, si se gana la licitación, será generar una opción competitiva, sobre todo, en las tarifas del manejo de mercadería, respecto al puerto de Arica, que administra el 80% de las importaciones y algo más del 61% de las exportaciones bolivianas, lo que genera un importante movimiento económico en el norte de Chile.

De acuerdo con Sánchez, el propósito también tiene que ver con dejar de depender de puertos chilenos y, en el contexto geopolítico, gestionar alternativas más rentables en el sur peruano, cuyas terminales portuarias tienen poco desarrollo, por “disputas y controles empresariales” que “siempre limitaron el comercio boliviano”.

Propuesta. La declaratoria de interés nacional podría aprobarse este año o en 2017, porque de por medio está la salida de Humala y el balotaje electoral, del 5 de junio, donde se enfrentarán los presidenciables Keiko Fujimori y Pedro Kuczynski. “Esperemos que esto no mueva la agenda en el tema portuario, al tratarse de políticas de Estado”, indicó el gerente de la ASP-B.

Se trata de una iniciativa presentada por la Autoridad Portuaria Nacional (APN) de Perú , en 2012, para concesionar la administración de Ilo a una compañía privada, debido a que la terminal portuaria sufre limitaciones en inversiones estructurales. Tras la declaratoria, el Ministerio de Economía y de Obras Públicas de Perú deberían anunciar el concurso público de alcance internacional.

En reiteradas oportunidades, el mandatario Evo Morales lamentó los bloqueos al libre tránsito con destino a los mercados en ultramar a través de Chile, un aspecto que vulnera el Tratado de 1904. En ese contexto, anunció la puesta en marcha del tren bioceánico para vincular a Ilo con Puerto Suárez (Santa Cruz, frontera con Brasil) y así sacar productos bolivianos al Asia, por el Pacífico, y a Europa a través del Atlántico.

Junto con la propuesta, se suman proyectos carreteros que impulsan ambos países para acortar tiempos y distancias entre el occidente boliviano, la zona franca de Tacna y los puertos ubicados al sur de Perú.

El embarcadero de Ilo intentó, sin éxito, ser “concesionado” (privatizado) por lo menos en tres ocasiones con la perspectiva de replicar el éxito empresarial de Matarani, otro puerto peruano, donde existen 500 funcionarios a diferencia de los 45 que hay en Ilo.

La ASP-B convocó a consultoras extranjeras para elaborar el proyecto de licitación. Respondieron a este llamado 16 entidades (sobre todo europeas).

Entre tanto, Bolivia aún espera que el Congreso peruano avale el Protocolo de Ilo, firmado en 2010 por Morales y su entonces homólogo Alan García, que amplía las facilidades portuarias en favor del país. Para el congresista peruano y expresidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de Perú Víctor García Belaunde, el hecho de que se active el comercio por Perú supondrá bajar los costos de operación, lo que fortalecerá a esa región con las divisas que contribuya Bolivia para generar desarrollo en el largo plazo.

Encuentro. Morales y Humala se reunieron en la isla Esteves (Puno) en 2015. Foto: Ángel Illanes-archivo

Político ve ‘complicado’ avalar trato de 2010

Luis Mealla

Ante el cambio de gobierno en Perú, tras el balotaje del 5 de junio y la renovación de su Congreso, el parlamentario peruano Víctor García Belaunde ve “complicado” que esa entidad legislativa ratifique, este año, el Protocolo de Ilo, firmado con Bolivia en 2010, que ofrece facilidades portuarias al país por 99 años.

“Al final del régimen actual y el mandato de los congresistas no sé si se podrá ver (…), el tiempo no da en el mes y medio que se clausure el Congreso, en medio de campaña proselitista (…). Groso modo, lo veo complicado, pero no imposible”, indicó a La Razón el político peruano.

El acuerdo de Ilo de 1992 fue ampliado en 2010 por los gobernantes Evo Morales y Alan García. Según el documento, el área de Bolivia Mar, es decir, la Zona Franca Turística (ZFT), suma 3,58 kilómetros cuadrados. El espacio tiene cinco kilómetros lineales de costa y está ubicado a 17 kilómetros al sur de Ilo.

No obstante, esa playa ni los beneficios portuarios son utilizados por empresarios bolivianos, que históricamente usan los  puertos chilenos de Arica, Iquique y Antofagasta para sacar mercadería al extranjero.

En criterio de García Belaunde, si Bolivia comienza a manejar puertos peruanos “donde tiene todas la facilidades” para la exportación e importación a gran escala y reduce el uso de terminales chilenas, afectará la economía de ese país, lo que será un factor de presión para que Chile busque una solución a la problemática comercial boliviana, en momentos en que también está vigente el litigio ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para negociar una salida soberana al océano Pacífico.

“Si el 80% de la carga boliviana que se mueve en Arica se va a Ilo, o la mitad al menos, esa región chilena va a languidecer y eso ayudará a una negociación futura con Chile por parte de Bolivia”, aseveró el congresista.

Dos temas prioritarios del gabinete binacional

Luis Mealla

La ASP-B priorizará dos temas en el segundo gabinete binacional Bolivia-Perú, previsto para el 23 de mayo en Sucre. En la oportunidad se analizará los avances de la primera versión del encuentro que se registró en junio de 2015, en Puno, que concluyó con la Declaración de la Isla Esteves.  

El gerente de la entidad boliviana, David Sánchez, informó que en el evento participará en la mesa de trabajo referida a infraestructura e integración con el fin de consolidar a la ASP-B, primero, como agente aduanero en Ilo, para la carga boliviana.

“El segundo tema es definir un manual operativo para que como ASP-B podamos despachar la carga de importación y exportación como agente aduanero, en el marco de las prerrogativas que da el convenio suscrito con Perú en 1948”, referido al libre tránsito de mercadería en Ilo, explicó el gerente David Sánchez.

La propuesta se presentará en momentos en los que Bolivia alista un proyecto para poder administrar el puerto de Ilo, a través de una licitación internacional que prevé lanzar el gobierno peruano. Sánchez dijo que si Bolivia no gana la concesión, se respetará la presencia de la ASP-B como agente aduanero.

Bolivia y Perú afinan detalles para gabinete binacional

Luis Mealla

Personeros de las cancillerías de Bolivia y Perú se reunieron el viernes en La Paz para preparar los detalles del segundo gabinete binacional que se realizará el mes próximo en Sucre, informó a La Razón el embajador boliviano en ese país, Gustavo Rodríguez.

La primera versión del evento se llevó a cabo el año pasado, en Puno, donde los presidentes Evo Morales y Ollanta Humala, junto a sus respectivos ministros, suscribieron la Declaración de la Isla Esteves, que consta de cuatro ejes temáticos: Medio Ambiente y Recursos Hídricos Transfronterizos; Seguridad y Defensa; Desarrollo Económico, Políticas Sociales y Fortalecimiento Institucional; e Infraestructura para la Integración y el Desarrollo.

Evento. “Cada uno tiene sus respectivos compromisos, que fueron evaluados, comprobándose que hubo un buen avance”, señaló el diplomático boliviano. Rodríguez agregó que el encuentro de la semana pasada sirvió para revisar el plan de acción, coordinar el encuentro presidencial y ver nuevos temas para la declaración de Sucre, donde se realizará el gabinete entre el 22 y 24 de mayo.

Según la agenda preliminar, el primer día se reunirán los equipos técnicos; al día siguiente se registrará el encuentro entre vicecancilleres, y por último será la reunión presidencial.

“El encuentro de Sucre evidencia que actualmente las relaciones entre Bolivia y Perú están pasando por un buen momento, construyendo una agenda común de integración económica, humana y social. Tenemos absoluta confianza de que estas buenas relaciones continuarán y se dinamizarán con el Gobierno que surja de la voluntad soberana del pueblo peruano el 5 de junio”, explicó Rodríguez respecto al balotaje electoral peruano, en el que se enfrentarán Keiko Fujimori y Pedro Kuczynski. Uno de ellos reemplazará a Humala.

Con todo, en 2015 se lograron más de 70 compromisos de acción sobre la base de los cuatro ejes, también se acordó el fortalecimiento y relanzamiento del lago Titicaca, recurso que comparten ambas naciones.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
24 25 26 27 28 29 30
31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia