Mundo

Muerte y enfrentamientos marcaron elección de Constituyente en Venezuela

La oposición se marginó de la Constituyente alegando que no fue convocada en un referendo y que su sistema comicial fue hecho para que el gobierno la controle y redacte una Carta Magna que instaure una dictadura comunista.

Una explosión en medio de varios policías motorizados, en inmediaciones de la Plaza Altamira de Caracas (Venezuela).

Una explosión en medio de varios policías motorizados, en inmediaciones de la Plaza Altamira de Caracas (Venezuela). Foto: EFE

La Razón Digital / Maria Isabel Sanchez/AFP / Venezuela

22:00 / 30 de julio de 2017

Al menos nueve personas murieron en choques entre manifestantes y fuerzas de seguridad durante la elección de la Asamblea Constituyente del presidente Nicolás Maduro, que según la oposición y varios países pone en jaque la democracia de Venezuela.

Militares y policías se enfrentaron en un batalla campal en Caracas y otros puntos del país con un cruce de bombas lacrimógenas, perdigones, piedras y cócteles molotov, que en algunas zonas fueron mortales.

Dos adolescentes, de 17 y 13 años, y un militar murieron en el occidental estado Táchira, fronterizo con Colombia, otros tres hombres en Mérida y uno en Lara (ambos, noroeste), en protestas entre sábado y domingo, en el marco de la elección, reportó la Fiscalía.

Aunque la Fiscalía no los vinculó aún con móviles políticos, un candidato a asambleísta murió en Ciudad Bolívar (sureste), y un dirigente juvenil opositor de un disparo en la costera Cumaná.

Con esta jornada violenta llegan a más de 120 los muertos en cuatro meses de protestas que exigen la salida de Maduro.

Con carros blindados y lanzando bombas lacrimógenas, militares irrumpieron violentamente en los barrios El Paraíso y Montalbán (oeste de Caracas), en Maracaibo (oeste) y en Puerto Ordaz (sureste) buscando manifestantes que bloquearon calles con barricadas.

"No sé qué odio nos tienen, venezolanos contra venezolanos... íEsto es una guerra!", dijo sin poder contener las lágrimas, Conchita Ramírez, en El Paraíso.

Siete policías resultaron heridos en la explosión de un artefacto en el este de Caracas.

"Abstención y represión resume la jornada de hoy", dijo el opositor Henrique Capriles.

Para el gobierno comienza una nueva era.

"Ahora nosotros vamos a una fase de contraofensiva, es la ANC un punto de inflexión", se congratuló Diosdado Cabello, diputado de la Asamblea Nacional.

"Le pido a los países del mundo que respeten la voluntad popular de este pueblo que ha salido a dar esta lección de democracia", señaló el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, luego de que varios países aseguraran que desconocerán los resultados de esta votación.

La embajadora estadounidense ante Naciones Unidas, Nikki Haley, advirtió que el país con más reservas de petróleo en el mundo está dando "un paso hacia la dictadura".

"No aceptaremos un gobierno ilegítimo. El pueblo venezolano y la democracia prevalecerán", escribió Haley en un tuit.

Washington amenazó con más sanciones. Ya la semana pasada, Estados Unidos sancionó a 13 funcionarios y militares cercanos a Maduro, entre ellos a Tibisay Lucena, presidenta del poder electoral, acusados de quebrar la democracia, violar derechos humanos o por corrupción.

También Colombia, Panamá, Perú, Argentina, Costa Rica y México anunciaron que desconocerán la Constituyente. Bolivia les llamó sumisos de Estados Unidos y Brasil hizo un llamado a las autoridades venezolanas para que suspendan la instalación de la Asamblea. 

"Vine a votar para decirle a los gringos y a los opositores que queremos la paz, no la guerra, que apoyamos a Maduro", aseguró Ana Contreras al votar en un centro electoral.

Militares custodiaron los centros electores donde los seguidores del gobierno eligieron a 545 asambleístas de un suprapoder que regirá al país por tiempo indefinido.

"Esta Constituyente nace bañada en sangre. Nace ilegítima porque es muy difícil poder auditar la cantidad de personas, pero técnicamente podemos verificar que hubo muchas irregularidades", aseguró el analista Nícmer Evans, socialista crítico de Maduro.

La oposición se marginó de la Constituyente alegando que no fue convocada en un referendo y que su sistema comicial fue hecho para que el gobierno la controle y redacte una Carta Magna que instaure una dictadura comunista.

También generó fisuras en el chavismo: la fiscal general Luisa Ortega, denunció un quiebre de la democracia.

Pero la excanciller y candidata Delcy Rodríguez aseguró que la Constituyente "no es para aniquilar al adversario", sino para promover el diálogo, según dijo en entrevista con la AFP.

Maduro y su Constituyente cuentan con apoyo de los poderes judicial, electoral y militar. Pero asfixiados por la escasez de alimentos y medicinas, y una brutal inflación, un 80% de venezolanos rechaza su gestión y 72% su proyecto, según Datanálisis.

"Maduro está muy debilitado y contra las cuerdas. Si respetara la Constitución y llamara a elecciones, el chavismo resultaría perdedor. Con esta apuesta, rechazada masivamente en el país y en el extranjero, intenta ganar tiempo y perpetuarse en el poder", dijo a la AFP, Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano. 

Pero para muchos esto podría acelerar el fin del chavismo. "El gobierno lo que hace cada segundo es cavar su propia tumba", aseguró el jefe del Parlamento de mayoría opositora, Julio Borges.

Según analistas, para tener legitimidad Maduro debe obtener al menos 7,6 millones de votos que la MUD asegura logró en su plebiscito simbólico del 16 de julio contra esa iniciativa.

Debido al método de elección mixto -voto por territorios y sectores sociales-, 62% de los 19,8 millones de electores podrán votar dos veces, lo que dificulta el cálculo de participación, según el experto electoral Eugenio Martínez.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia