Fútbol

Willy Camacho: ‘Orgullosos por ser campeones invictos’

Uno de los artífices, además capitán de ese onceno, fue Wilfredo Camacho, quien anotó un magnífico gol de cabeza en esa memorable fecha, el 28 de marzo de 1963.

Camacho con la casaca d ela Verde en 1963. Foto: Archivo Wilfredo Camacho

Camacho con la casaca de la Verde en 1963. Foto: Archivo Wilfredo Camacho

La Razón Digital / Eduardo Salcedo/R. Sempértegui / La Paz

11:57 / 04 de abril de 2018

En el penúltimo partido del combinado Verde en el XXI torneo sudamericano realizado en nuestro país 55 años atrás, Bolivia ganó a la Argentina por 3-2. Esa victoria hizo tocar el cielo con las manos, porque después de fallar un penal vino el tanto de la victoria y la algarabía fue plena.

Uno de los artífices, además capitán de ese onceno, fue Wilfredo Camacho, quien anotó un magnífico gol de cabeza en esa memorable fecha, el 28 de marzo de 1963, manifestó: “El tanto anotado fue cuestionado por la prensa argentina que argumentaba una distracción de su plantel y decían que festejaban un penal no convertido por los bolivianos. He expresado varias veces, incluso a la prensa de aquel país y los que no vieron el partido, que se aprovechó el tiro de esquina (córner) con la mayor rapidez realizado por Fortunato Castillo. Tengo fotografías en las que se observa que no es como ellos dicen, que la gente argentina estaba festejando. No. Ellos estaban muy bien ubicados”.

— ¿Se acuerda de algunos pasajes de 1963?

— A través de unas decisiones se realizó la incorporación de Max Ramírez, Fortunato Castillo y Carlos Cárdenas. Tres piezas importantes para la continuidad del torneo. Ser capitán significó bastante para mí, modestia aparte. Jugar frente a Ecuador no fue del agrado del público, estaba muy molesto, desató su furia contra nosotros, rompieron los vidrios del bus. No fue una cosa justificada. Después de ese encuentro fuimos escalando, frente a Perú ganamos y todos los demás partidos después de haber empatado el primero.

— Fueron campeones e invictos, ¿qué significó eso?

— La condición de ganador invicto llena de mucha satisfacción a todo el plantel, al cuerpo técnico, al pueblo y a los ausentes.

— ¿Se acuerda del técnico Danilo Alvim?

— Era muy prolijo en sus explicaciones. A mí me satisfizo mucho cuando él aceptó tocar algunos puntos importantes. Yo jugaba en Ferrocarril Oeste de Argentina (1962) y me incorporé a la preselección el 15 de enero de 1963. Son muy raros los brasileños en realizar marca. Los planteles del Brasil hasta ahora mantienen sus condiciones técnicas, casi ningún equipo es de mucha marcación. Siempre ellos lo hacen en zona. Danilo Alvim, aprovechando la temida altura, el miedo que tienen de jugar en La Paz, optó por ese sistema que fue satisfactorio”.

— ¿Qué tipo de jugadores tenía Bolivia?

— Contábamos con jugadores de mucha trayectoria en cuanto a la marca, Eulogio Vargas, Roberto Caínzo, Jesús Herbas. Valores de mucha talla. El punto central lo tuvo Danilo Alvim. No solamente él, también fuimos parte de ese plantel todos. Tenemos la satisfacción, el orgullo de haber salido invictos, algo que por primera vez logró el país y que está registrado en su historia futbolística.

— ¿Recuerda cómo fue la final con Brasil?

— El enorme apoyo que nos dio el pueblo, que se volcó en ese momento con un fervor tan demostrativo, fue muy significativo. Fue una Bolivia totalmente feliz después de haber conseguido el triunfo y el campeonato.

  • Una tarde de concentración, aunque sin trabajo, en el terreno de juego. Foto: Archivo Eduardo Salcedo

Quedan 14  guerreros, ocho ya partieron

Por Rafael Sempértegui

El año pasado, una parte de los campeones llevó adelante una reunión de celebración en La Paz, los exjugadores compartieron el almuerzo que ya era tradicional para recordar el título, pues era infaltable en todos los 31 de marzo; en cambio, este año la cita ya no se realizó.

El exgolero Isaac Álvarez, quien habitualmente coordinaba las reuniones de los campeones, admitió que este año fueron muchos los factores que complicaron una celebración y por eso el festejo fue individual.

“La logística que implica moverse a nuestra edad ya hizo difícil la reunión, a eso se suman las dificultades de salud que algunos pasan; encima, el hecho mismo de que justo se dio este feriado (Semana Santa). Todo eso ha complicado nuestro almuerzo”.

Después de 55 años de la hazaña de 1963, quedan de pie 14 guerreros; en cambio ocho, además del entrenador Danilo Alvim, ya partieron.

“Ya en esa época, muchos eran hombres maduros, como el Maestro Víctor Agustín Ugarte, y apenas dos menores de 20 años como (Ramiro) Blacut y (Oswaldo) Villarroel. Ahora, la mayoría estamos cerca de los 80 años”, dice el orureño Édgar Quinteros.

Ugarte, Max Ramírez, Máximo Alcócer, Ausberto García, Eduardo Espinoza, Tony Aguirre, Mario Zabalaga y Roberto Caínzo ya no están. García, quien radicaba en Estados Unidos, falleció en diciembre de 2017.

El periodista Eduardo Salcedo tiene en una sección de su libro escrito —aunque todavía no publicado— una reseña de cada uno de los futbolistas que se marcharon, una especie de homenaje y recuerdo póstumo de aquellos inolvidables campeones.

Perfil:

Nombre: Wilfredo Camacho.

Trayectoria: Jugó en varios equipos del país, el principal fue Municipal, al que estuvo vinculado durante 19 años.

Fue campeón sudamericano de 1963. En el exterior estuvo en Ferro Carril Oeste (Argentina) y Once Caldas (Colombia). Fue entrenador de clubes bolivianos y la selección nacional.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia