Fútbol

Enrique Flores: ‘Ser futbolista es una etapa de sacrificios’

Es uno de los mejores laterales por izquierda del país. Lo ha demostrado en Bolívar y también desde que forma parte de la selección.

Jorge Enrique Flores jugador del club Bolívar. Foto: Archivo

Jorge Enrique Flores jugador del club Bolívar. Foto: Archivo

La Razón Digital / Jaime Ayllón / La Paz

15:30 / 06 de septiembre de 2017

Jorge Enrique Flores es uno de los mejores laterales por izquierda del país. Lo ha demostrado en Bolívar y también desde que forma parte de la selección. Vive un gran momento futbolístico, pero asegura que no todo es color de rosa en la carrera de futbolista. Le gusta la humildad, la perseverancia y la paciencia para alcanzar los objetivos.

— ¿Qué te motivó a dedicarte al fútbol?

— Tuve en mi hermano mayor, Alfredo, a un guía. Soy el menor de los varones y él me ayudó, me aconsejó para que hiciera bien las cosas, fue un ejemplo de vida. Él no pudo cumplir el sueño de ser jugador profesional, porque cuando estaba a punto de debutar en Guabirá tuvo un problema de salud, le sacaron un pulmón por una infección y tuvo que alejarse del fútbol.

— Y te iniciaste en...

— Empecé a jugar en 26 de Abril, un club de la división de ascenso de la Asociación Cruceña de Fútbol (ACF), comencé a entrenar desde los 15 años allá; después en Real América. Luego mi papá me llevó a Universitario de Sucre, me costó bastante, me acuerdo que el profesor Eduardo Villegas dio el visto bueno.

— ¿Cómo es la vida del futbolista profesional?

— Es muy complicada, sobre todo requiere del apoyo familiar, uno tiene que resignar muchas cosas, hay privaciones, además es difícil dejar tu familia, tu hogar, porque te vas, pruebas suerte lejos de tu casa, muchas veces el dinero que te pagan no alcanza para cubrir gastos, incluso tus padres te tienen que continuar ayudando económicamente. A mí me ayudaron casi un semestre hasta que pude estabilizarme, pero es complicado salir de tu casa, estar solo, aunque para lograr los objetivos uno tiene que vencer ese tipo de dificultades. Es una etapa de sacrificios.

— ¿Fue entonces difícil que llegaras a Bolívar?

— Sí, peleé mucho para estar en Bolívar. Ya se habían fijado en un anterior torneo para traerme,  pero no se pudo y recién la temporada que pasó pudo hacerse realidad, costó mucho porque inclusive tuve que resignar un dinero para venir, pero no me arrepiento porque valió la pena, acá me siento cómodo, contento, además que este club te brinda posibilidades de dar el salto a un fútbol más grande y competitivo.

— ¿Estás consolidado?

— No, uno no puede sentirse nunca consolidado porque es un club que torneo a torneo te exige más por su tradición y su historial en el fútbol boliviano. Cada que se inicia un campeonato uno debe tratar de mejorar y demostrar un mejor nivel, además en el plantel hay mucha competencia interna por la capacidad que tienen los compañeros. Detrás de uno hay muchachos que esperan su oportunidad para demostrar condiciones, entonces uno no debe dormirse ni confiarse, sino sentir cada día como si recién hubiera llegado, es un comenzar de nuevo cada semana que transcurre.

  • Jorge Enrique junto a su esposa e hija. Foto: Luis Gandarillas

— Al margen de esa competencia por la titularidad, ¿cómo es el grupo?

— Es un grupo muy unido, referentes como Juan Carlos Arce, en su momento Juan Miguel Callejón, Wálter Flores te ayudan mucho. Ahora Ronald Raldes te colabora, te habla, entonces uno se siente respaldado; pero esa orientación la tienes que complementar con esfuerzo y sobre todo entrega en cada entrenamiento, en cada partido. Teniendo atrás a gente de experiencia, uno se siente respaldado. Esta es una gran familia que te brinda confianza y sobre todo te ayuda a crecer, creo que compartir vestuario con ese tipo de jugadores ayuda mucho para la proyección de uno.

—  Una proyección que te ayudó a ser ahora seleccionado nacional...

— Creo que el buen momento que estoy pasando derivó en que el técnico Mauricio Soria me convoque a la selección, donde quiero consolidarme y ser un aporte para el entrenador y los compañeros, aparte de que vestir la camiseta Verde siempre es un orgullo, es lo que cada futbolista quiere hacer.

— ¿Hubo técnicos que influyeron en su carrera?

— Le tengo un agradecimiento muy grande al profesor Eduardo Villegas por el hecho de que me dio la opción de probarme en Universitario y posteriormente permitir en el club mi debut profesional. También tengo mucho aprecio por Sergio Apaza porque me ayudó a crecer como persona con sus consejos y a Beñat San José, quien más que técnico es un amigo más.

— ¿Y si tuvieras que aconsejar tú, qué dirías?

— A los jóvenes que sueñan con ser jugadores profesionales les recomendaría que la humildad, la perseverancia y la paciencia son factores determinantes en esta profesión, uno tiene que saber esperar  los momentos que te da el fútbol, eso es fundamental.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia