Fútbol

Acusan a Osuna de haber recibido $us 600.000 cada año por coimas

La afirmación la hizo Alejandro Burzaco, expresidente de la empresa Torneos y Competencias (TyC) y uno de los 42 acusados en el megaescándalo FIFA que ahora colabora con la acusación.

Dirigente. Osuna durante una declaración en la Fiscalía, el 28 de junio de 2015 en Sucre.

Dirigente. Osuna durante una declaración en la Fiscalía, el 28 de junio de 2015 en Sucre. Foto: Yuvert Donoso - archivo

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Asturizaga / La Paz

12:48 / 21 de noviembre de 2017

El dirigente boliviano Romer Osuna recibió durante años 600.000 dólares por año por concepto de sobornos a cambio de favorecer contratos de televisación del fútbol internacional, según el relato de un empresario deportivo argentino en un juicio por corrupción en la FIFA que se desarrolla en Estados Unidos.

Osuna, expresidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) y quien fue tesorero de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) durante 27 años, es uno de los pocos jerarcas de esa entidad acusados de corrupción que está libre.

Alejandro Burzaco, expresidente de la empresa Torneos y Competencias (TyC) y uno de los 42 acusados en el megaescándalo FIFA que ahora colabora con la acusación, fue interrogado por el fiscal Sam Nitze como testigo del gobierno en el juicio a tres poderosos exjerarcas del fútbol sudamericano que insisten en su inocencia.

Son el expresidente de la Conmebol Juan Ángel Napout, el exjefe del fútbol brasileño José Maria Marín y el exjefe del fútbol peruano Manuel Burga.

“Las coimas eran algo habitual”, contó. Burzaco dijo que le pagó a Julio Grondona, el jefe del fútbol de Argentina y vicepresidente primero de la FIFA, hasta su muerte en julio de 2014.

Agregó que por contratos de la Copa Libertadores desde 2006, T&T, —joint venture entre TyC y desde 2002 Fox Panamerican Sports, que subió su participación en la compañía a 75%— pagó al paraguayo Nicolás Leoz, entonces presidente de la Conmebol, 600.000 dólares en coimas anuales, un monto que subió a un millón por año a fines de la primera década

Ricardo Teixeira, jefe del fútbol brasileño, recibía 600.000 dólares anuales, al igual que el argentino Eduardo Deluca, el boliviano Romer Osuna y el uruguayo Eugenio Figueredo, según Burzaco.

“Osuna desapareció del fútbol, no se lo ve ni por si acaso en un partido en Santa Cruz. Solo su entorno sabe a qué se dedica y dónde está. Quizás en alguna de sus propiedades al interior del departamento”, dijo ayer un dirigente del fútbol cruceño.

En 2015, lo máximo que hubo en contra de Osuna fue una solicitud de extradición requerida por Estados Unidos, en la que era incluido también el extitular de la FBF Carlos Chávez. La misma no prosperó.

Chávez está preso en una cárcel de  Santa Cruz, a la espera de su juicio dentro del proceso que le inició de oficio la Fiscalía General del Estado.

En cambio, Osuna se encuentra libre, a diferencia de la mayoría del ejecutivo de la Conmebol del cual fue integrante de primera línea.

Aparte de Napout, Marín y Burga, que están en juicio, Leoz y Figueredo, exvicepresidente desde 1993 hasta 2013 y luego electo titular de la Conmebol, tienen detención domiciliaria en Paraguay y Uruguay, respectivamente. Ocurre lo mismo con Deluca, secretario general por 23 años. Su país rechazó extraditarlo.

Burzaco también señaló al boliviano Chávez como uno de los dirigentes que recibía coimas.

“Les expliqué que Rafael Esquivel (Venezuela), Luis Bedoya (Colombia), Luis Chiriboga (Ecuador), Sergio Jadue (Chile), Carlos Chávez (Bolivia) y Juan Ángel Napout (Paraguay) recibían 400.000 dólares por año. Y lo primero que me pidieron fue subir esa cifra a 500.000”, declaró Burzaco al fiscal.

Los datos

Pedido

Estados Unidos  solicitó en 2015 la extradición de Romer Osuna, pero Bolivia no dio curso. Lo mismo pasó con Carlos Chávez, el otro dirigente boliviano implicado en el caso de corrupción en el fútbol mundial.

68 años

tiene Romer Osuna Áñez. Nació en Santa Cruz, en 1949. Comenzó su carrera como dirigente en el club Universidad de su tierra.

Dispuesto

En diciembre de 2015, Osuna emitió un comunicado en el que aseguró estar dispuesto a presentarse ante la Justicia de Estados Unidos, citado ya sea en   ese país o en Bolivia.

‘Volkswagen’ era el apodo asignado a  Chávez

Full Play, la empresa argentina que tenía los derechos de televisión de la selección nacional en eliminatorias, también admitió sobornos a los presidentes de las asociaciones de la Conmebol y en el caso de Carlos Chávez, extitular de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), le puso como “nombre de fantasía” el de la marca de automóviles Volkswagen.

Santiago Peña, empleado de  Hugo y Mariano Jinkis, dueños de Full Play, empresa con base en Buenos Aires, declaró ayer.

Silvina Sterin, periodista presente en las audiencias, reportó en su cuenta de Twitter las declaraciones: “Peña, testigo clave de hoy dice que los Jinkis, sus jefes en FullPlay, le pidieron en 2013 dejar de poner iniciales de los presidentes de federaciones de fútbol en registro de pago sobornos y entonces los reemplazaron por ‘nombres de fantasía’”, escribió Sterin.

A Chávez le pusieron Volkswagen. Aunque no precisó montos entregados.

Los pagos a Juan Ángel Napout, presidente de la Conmebol, llevaban la nomenclatura Honda. Los del argentino José Luis Meiszner Peugeot. El venezolano Rafael Esquivel, Mercedes Benz.

Al ecuatoriano Luis Chiriboga Toyota; el peruano Manuel Burga, Fiat; el colombiano Luis Bedoya era Flemic; y el chileno Sergio Jadue, KIA.

Encuentre la información completa en la edición impresa del suplemento Marcas de La Razón. (21/11/2017)

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia