Marcas

Pablo Escobar: ‘Es un sueño a futuro ser presidente de The Strongest’

Para el emblema e ídolo en The Strongest fue inesperado su despido del club (5 de agosto). Pero eso ya es historia, aunque rescata los años que estuvo ligado al club.

Escobar dirige al Sol de América. Foto: ABC

Escobar dirige al Sol de América. Foto: ABC

La Razón (Edición Impresa) / Marcos Bonilla / La Paz

12:27 / 31 de octubre de 2019

Dos meses después de haber iniciado su trabajo como entrenador de Sol de América —desde que asumió el 28 de agosto—, Pablo Daniel Escobar vive contento por la buena campaña que junto con su cuerpo técnico realizan en el club paraguayo.

Para el emblema e ídolo en The Strongest fue inesperado su despido del club (5 de agosto). Pero eso ya es historia, aunque rescata los años que estuvo ligado al club primero como jugador y después como entrenador.

Como futbolista actuó en el Tigre en tres ciclos: 2005, 2007-2008 y 2011-2018. Y como director técnico dirigió al primer plantel entre enero y agosto de este año.

Admite que “a largo plazo” le gustaría ocupar la presidencia atigrada.

Extraña a La Paz, su casa en Achumani que quedaba justo al frente del complejo atigrado, a sus amigos y a la gente con la que tanto tiempo compartió.

Antes de iniciar la entrevista, lo primero que Pablo pregunta es cómo está la situación en Bolivia, enterado de la convulsión social desatada tras las elecciones. “Lamentablemente, nosotros fuera del país vemos las noticias y nos da mucha pena, afirma.

— ¿Cómo evalúas tus dos primeros meses como técnico del Sol de América, después de tu paso por The Strongest?

—Muy positivos, desde el punto de vista de seguir creciendo como profesional en un fútbol distinto al de Bolivia, el aprendizaje que significa aquello; además, los resultados son buenos, más allá de haber tenido también tropiezos, pero el concepto que se ha creado de nosotros como cuerpo técnico es muy bueno y eso nos deja muy motivados para seguir trabajando firmes.

—Agarraste un club en los últimos lugares del torneo paraguayo; ahora pelea un poco más arriba de mitad de la tabla, ¿es un gran avance, no?

—Así es, tomamos el mando en un momento difícil, no se habían conseguido los resultados que los dirigentes esperaban; por suerte hemos podido mejorar un poco, se han dado resultados buenos y existen buenas perspectivas como para alcanzar los objetivos que tiene la institución, uno de ellos es clasificar a una Copa Sudamericana, una plaza que el club siempre disputa y, por supuesto, que también se ha convertido en el objetivo principal de nosotros. Estamos en carrera y eso es importante. Pero los buenos resultados no solo se han dado en el torneo tradicional, pues también han llegado en la Copa Paraguay, en la que hemos clasificado a semifinales, por tanto estamos entre los cuatro mejores del país. Vamos a enfrentar a Libertad, aunque por ahora no hay fecha para ese juego.

— ¿El método de trabajo con Sol es el mismo que empleabas en el Tigre?

—Creemos en nuestro trabajo y los resultados se han dado en estas dos experiencias que tenemos como cuerpo técnico, eso nos indica que vamos por buen camino. Es una metodología integral, donde queremos agregar todo lo que el jugador necesita, lo que el equipo necesita, desde los conceptos tácticos, técnicos, desde la parte física, así que estamos muy contentos. Aquí encontramos una gran receptividad del plantel, tenemos un grupo muy trabajador y humilde, la verdad es que ellos (los jugadores) están muy felices por contar con nosotros, eso se siente en el ambiente y es por eso que las cosas están saliendo bien.

— ¿Cómo te ha recibido la gente del club: plantel, dirigentes, hinchas?

—Con mucho respeto, dándonos el lugar que merecemos y nosotros vamos devolviendo con resultados, eso es fundamental para cualquier dirigencia. Tenemos todas las condiciones de trabajo, absolutamente todas, es un club muy cómodo para trabajar, el diálogo con la dirigencia es constante, tenemos los mismos objetivos y eso es muy bueno para nosotros como cuerpo técnico.

—Sol de América no es de los clubes más grandes de Paraguay, pero es muy popular ¿no?

—Es un club que tiene más de 100 años (22 de marzo de 1909), tiene un año menos que el Tigre (8 de abril de 1908), entonces tiene su historia en el país. Como vos marcas no es de los grandes, no es que tiene una hinchada grande, pero es un club que tiene su trayectoria dentro del fútbol paraguayo, generalmente está en media tabla intentando llegar entre los primeros, por momentos le ha ido bien y por momentos no.

A nivel de dirigencia es muy ordenado, el presidente (Miguel Figueredo) es del departamento de selecciones de la Asociación Paraguaya de Fútbol, es alguien muy respetado y tener un ida y vuelta con esa gente es muy importante; además tiene una infraestructura hermosa para trabajar.

— ¿Se reconoce en Paraguay la trayectoria que tuviste en Bolivia, ídolo en The Strongest y jugador de la selección boliviana?

—Totalmente, aunque nunca estuve tanto tiempo aquí salvo el año que jugué en Cerro Porteño (2006). No estuve tan ligado al fútbol paraguayo, pero hoy me doy cuenta del respeto que me he ganado por la carrera que hice. Algo sabía, pero es distinto sentirlo en las canchas, con los otros profesionales, con los dirigentes. Es bueno, es lindo, pero también significa una responsabilidad importante.

— ¿Sientes que en el Tigre estuviste poco tiempo como entrenador, que no se te respaldó como se debía ni se respetó tu trayectoria?

—Pero el fútbol es dinámico, creo que los procesos son buenos a largo plazo para conseguir lo mejor para una institución y eso se logra con proyectos. Nosotros teníamos un lindo proyecto, pero se cortó y ya está, ahora estamos con otro y tenemos grandes desafíos en él.

—Más de una vez dijiste que tus números fueron buenos en el Tigre...

—Estamos convencidos de que los números fueron muy buenos, estamos tranquilos con eso, pero no se entendió así. En un campeonato hicimos 52 puntos, lo que no se hizo antes, la cosa está clara, está escrito y no se va a borrar. Hicimos un buen trabajo y es por eso que se nos abrió otra puerta. Cuando nos contrataron les llamó la atención que no hayamos seguido, pero el fútbol es así de dinámico.

— ¿Hasta cuándo es tu contrato con Sol de América?

—En principio es hasta diciembre, pero ya hubo un acercamiento de parte de la dirigencia para hablar del año que viene para planificar el tema de refuerzos y la pretemporada.

— ¿Quedó algo pendiente con la dirigencia de The Strongest?

—Desde el punto de vista contractual todo solucionado, no quedó nada pendiente.

— ¿A la distancia sigues lo que hace The Strongest?

—Sigo todo el fútbol boliviano, la campaña de los equipos, por supuesto que del Tigre muy especialmente.

— ¿Te gustaría volver a dirigir a The Strongest?

—Si algún día se dan las condiciones podrá pasar, pero ahora estoy abocado a este desafío, a este emprendimiento. Seguramente en algún momento se puede llegar a dar esa posibilidad, porque el fútbol siempre da vueltas.

—Hace un rato decías que el fútbol paraguayo es muy distinto, ¿cuáles son las diferencias principales con el de Bolivia?

—Fundamentalmente es un fútbol más físico, de mucho juego aéreo. Me encontré con un plantel que funcionaba de una forma y trabajamos a full para que tenga otro funcionamiento. Repito que es un fútbol distinto, eso evidentemente te hace mejorar como profesional, tener perspectivas nuevas, además en mi corto tiempo como entrenador me ha tocado dirigir en dos ligas, eso es muy positivo.

—En 10 meses, dos ligas y dos países, ¿a eso te refieres?

—Así es, en 10 meses dos países, algo habremos hecho bien para que nos toque así, considerando que no tengo empresario, no tengo representante, no hablé con ninguna dirigencia a la espalda de nadie. Las cosas se dieron así, me llamaron por mi currículum, por mi capacidad y por la información que tienen del trabajo que realizamos.

—Alguna vez la hinchada gritó en la puerta de tu casa “Pablo, Presidente”, ¿es una posibilidad llegar a la presidencia?

—Es un sueño a futuro, pero hay requisitos por cumplir, no me gustaría llegar sin cumplir con todo lo que se requiere; sería muy lindo en algún momento de mi vida hacerlo y aportar a la institución. Conozco su historia, sé lo que los hinchas quieren porque conozco su forma de pensar, etcétera; por ahora estamos abocados a otros proyectos. En todo caso, por encima de eso siempre deseo que a The Strongest le vaya bien.

— ¿Ser parte del cuerpo técnico de la selección nacional fue una posibilidad?

—Se habló previo a lo de Sol, más públicamente de lo que en verdad pasó, pero seguro fue por la gran relación que tengo con el profe César (Farías) a partir de que él dirigió a The Strongest y por lo que hemos compartido en ese tiempo. Aprovecho para desearle mucho éxito y tengo mucha fe de que va a llevar a Bolivia a construir un gran proceso y conseguir buenos resultados.

—A propósito de selección. Los inconvenientes siempre están, seguramente no es fácil llevar adelante un trabajo así, las piedras nunca faltan en el camino...

—No va a ser fácil, porque pregonamos mucho el apoyo, pero en verdad no sucede así. Creo que es importante colaborar, no desde el discurso, sino con hechos y sin importar quién esté como seleccionador. Ahora es el turno del profesor Farías y se lo debe respaldar. Cuando el profesor Eduardo Villegas era el entrenador, nosotros como cuerpo técnico le ofrecimos toda la colaboración e información.

Que se corte un microciclo de trabajo es una lástima, porque en definitiva la selección nos representa a todos y es el fútbol el que termina perjudicado, porque es difícil que con esas actitudes progresemos. A la hora de la verdad no se ceden jugadores o no tienes diálogo y te dejas llevar por tus intereses personales. Por lo menos yo no estoy de acuerdo con ello y con eso no digo que sea lo correcto o que sea la verdad, pero desde mi punto de vista eso no ayuda mucho a que el fútbol boliviano mejore. Sería bueno que tanto la dirigencia de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) como la de los clubes tengan mensajes reales y que esos mensajes se respeten, que no queden solamente para títulos de los diarios y que después no se cumplan.

—Hablando del progreso del fútbol boliviano, cuando tú estabas ya pasaba, pero en el último tiempo se ha acentuado más que la gente está dejando de ir a los estadios. ¿Será un parámetro de cómo estamos?

—Creo que es una suma de algunos factores, la televisación (de los partidos en la misma ciudad) seguramente es uno de ellos. Tal vez lo que se está proponiendo no es lo que la gente quiere y por eso deja de asistir, ojalá se pueda generar expectativa y que la afición vaya a ver a su equipo, como tiene que ser.

  • Pablo en familia junto a sus hijos y su esposa Daniela. Foto: Facebook Pablo Escobar

‘Mis niños extrañan a sus amigos del colegio San Ignacio’

En dos meses fuera de La Paz, Pablo Escobar reconoce que extraña mucho las cosas que vivió en La Paz y en el club; aunque la llegada de su familia a Paraguay le ayuda a que el tema sea más llevadero.

— ¿En dos meses fuera de La Paz extrañas las cosas que por tantos años viviste en la ciudad, en el club?

—Se extraña mucho, tengo un cariño muy especial por el club por tanto tiempo que estuve ahí. Se extraña a la gente que trabaja en el complejo de Achumani, a los obreros, a la cocinera, a los utileros, al cuerpo médico, tanta gente con la que compartí por muchos años, y con quienes siempre hemos trabajado para que la institución esté bien posicionada. Mucho cariño, mucho respeto a los jugadores, de los que primero fui su compañero y después su entrenador. La mayor admiración para ellos y el cariño a la distancia deseándoles siempre lo mejor en todos sus desafíos.

— ¿Tienes algo para decirles a los hinchas?

—Un saludo a la distancia a toda la maravillosa hinchada del Tigre. Mi cariño y mi respeto de siempre.

— ¿Cómo está la familia, Pablo?

—Afortunadamente mi esposa y mis hijos ya están aquí y para mí eso es fundamental, sin ellos no me sentía bien para llevar adelante las labores diarias.

Por temas de trabajo es lo que nos toca afrontar porque en nuestro caso el fútbol determina a dónde tenemos que ir. Mis niños están extrañando a sus amigos del colegio San Ignacio en La Paz, a los amigos del barrio, a los hijos de los amigos; pero haciendo nuevas amistades aquí, se están aclimatando bien al cambio, contentos con lo que nos toca vivir ahora.

— ¿Van al colegio?

—Por ahora están aquí estudiando de forma libre para terminar el año y ya en el siguiente arrancarán en el grado que les toca, porque en el colegio en el que estudiaban en La Paz han tenido una muy buena educación y están muy bien preparados.

— ¿Y estar lejos de The Strongest, qué supone?

—Como te dije antes: siempre deseo que le vaya bien a The Strongest. A la distancia uno se entera de cómo le va en el torneo boliviano en el tema futbolístico y también de otras cosas; pero en general sigo muy de cerca al fútbol boliviano.

— ¿Que viste recién?

—Pude ver aquí una conferencia de prensa que brindó Daniel Vaca hace unos días, no sabía mucho de los motivos por los que se había dado esa circunstancia, pero después fui interiorizándome en el tema.

— ¿Te refieres a cuando habló del tema de una supuesta subida de peso?

—Me sorprendió un poco, porque Daniel es un jugador que lleva muchos años jugando al fútbol profesional, muchos en el club y todo lo que le brinda. Tiene una cantidad terrible de títulos ganados con The Strongest, algo que no es común, debe ser de los jugadores que más ganó. Por eso esas cosas muchas veces deben ser tratadas en un ámbito privado y no exponer a nadie, esa es mi forma de pensar, no exponer a nadie públicamente porque después se puede generar un malestar en el mismo grupo de jugadores, porque hoy es Daniel y mañana puede ser otro el apuntado. Es una opinión desde afuera y nada más, porque Daniel nos ha dado a los stronguistas muchas alegrías y creo que se merece el mayor de los respetos.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia