Marcas

Al campeón no lo den por muerto

Toni Kroos ofreció una cátedra de cómo recomponerse para decir, altivo: ‘Aquí estoy’.

La Razón (Edición Impresa) / Oscar Dorado Vega

10:32 / 24 de junio de 2018

Alemania, en conjunto, volvió a entregar una de esas lecciones de aplomo, entereza y carácter que el mundo le reconoce como identidad de su genética futbolística.

Toni Kroos, en lo individual, ofreció una cátedra de cómo recomponerse (un error suyo dio lugar a la ventaja sueca) para decir, altivo: “Aquí estoy”. Se levantó —notable, valiosísimo— y encumbró al equipo en una remontada épica, matizada, además, por el dramatismo del inexorable cronómetro, testigo de primer rango en la batalla de Sochi.

Suecia perdonó y es una de las conclusiones ineludibles. Pudo batir a Manuel Neuer estando arriba uno a cero y también más tarde, cuando el marcador registraba paridad. No es que se haya enamorado del empate, pero careció de jerarquía, serenidad y puntería en una circunstancia de evidente adelantamiento del rival, afanado en revertir un resultado que le era de magra utilidad.

Y a la “Mannschaft” —dueña del título desde hace cuatro años, históricamente cuatro veces campeona— no se le pueden otorgar concesiones, a riesgo del desenlace de la víspera.

Nadie podrá discutir la legitimidad y mérito de su triunfo. Lo obtuvo frente a un adversario de interesante presencia en el torneo, dentro, por cierto, de sus limitaciones. Y también superó al fantasma de la eliminación —oponente invisible, capaz de carcomer mentes frágiles— que lo acosó en alta medida durante buen segmento del trámite.Quizás lo único reprochable en el armado de Joachim Löw (magnífico en la lectura tendente a implementar cambios) haya tenido que ver con grietas en la réplica al contragolpe. Los de camiseta azul, veloces, dañaron a espaldas de los zagueros y tras capear un arranque complicado hallaron la manera adecuada de encarar el encuentro.

Hubo, imposible desconocerlo, una falta penal no sancionada ni por el juez Marciniak ni tampoco corregida mediante el VAR. La sufrió Forsberg al enfrentar a Neuer.

Luego vino la falla de Kroos y Toivonen definió (32’ PT) por sobre el 1,93 del arquero. Delicioso sombrerito.

Las alarmas teutonas se encendieron.

Corresponde anotar que el entrenador movió sustancialmente las fichas. Cuatro modificaciones en relación a la presentación inicial generaron, por caso, las ausencias de Khedira y Özil. Reus —firmante de la igualdad en el arranque del segundo periodo— refrescó la estructura y, sobre todo, formó parte de una avanzada de la que también participaron Kimmich, decidido a ser un auténtico ventilador por su costado, Müller y Draxler, estos últimos siempre referencias de cuanto ataque se elaborara.

Cuando correspondió ubicar a un nueve bien de área salió del banco Mario Gómez y Alemania, absolutamente vertical, acumuló opciones, pero el premio a esa actitud tardó en llegar. Suecia aparecía acorralada y sólo atinaba a defenderse a como diera lugar.

Timo Werner era imparable para Mikael Lustig y de ahí nacieron varios centros con clara sensación de riesgo.

Olsen respondió excepcionalmente a un cabezazo de Gómez y uno de los verticales impidió que convirtiera Brandt.

La expulsión de Jerome Boateng constituyó casi una anécdota. En otro elenco pudo significar el derrumbe definitivo. Alemania quedó con diez, pero parecía que dispusiera de doce…

Y en la última acción (49’ ST) Toni Kroos —concentrado y persuadido de su rol—  tomó para sí un tiro libre recostado en el sector izquierdo, a centímetros del área. Tocó cortito, recibió la devolución y la clavó en el ángulo, aplicando un efecto extraordinario, imponente.

Redimió al colectivo y a sí mismo. Enderezó una coyuntura tremendamente delicada y en un contexto de agudo suspenso revirtió un epílogo apremiante. Es Alemania. Es el campeón vigente. Un acorazado eficaz, dotado de armas futbolísticas letales. Y de un espíritu que reencontró en el Fisht Stadium la restauración de su esencia.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia