Marcas

Cuanto menos periodismo, ¿mejor?

Marcelo Martins, jugador de la selección nacional, entrenó durante cuatro días en The Strongest. Lo hizo a sugerencia de César Farías para ganar tiempo y prepararse de cara a los próximos partidos amistosos de la Verde. Muy bien por ese lado.

La Razón (Edición Impresa)

09:48 / 08 de octubre de 2018

Marcelo Martins, jugador de la selección nacional, entrenó durante cuatro días en The Strongest. Lo hizo a sugerencia de César Farías para ganar tiempo y prepararse de cara a los próximos partidos amistosos de la Verde. Muy bien por ese lado. Lo que está mal es que ni la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) ni el club anfitrión informaron nada de manera oficial. El futbolista —cordial ante los micrófonos a su llegada— vino, hizo lo suyo y listo. Se fue y tampoco se supo más.

Farías, que está en ambos lados como entrenador, parece manejar una tendencia: cuanto menos se entere el periodismo, mejor. Mejor para él, debe ser; no para la gente que quiere saber —y está en su derecho— sobre lo que ocurre en la selección o en el club al que apoya y sigue.

Hace no mucho, el DT impuso una “norma” en el Tigre. Salvo raras excepciones ahora ya ni conferencias de prensa hay en los días de entrenamiento. En cambio, Bolívar las tiene a diario y las respeta.

Con la idea —la del venezolano— de “jerarquizar” la relación del plantel con el periodismo, desde adentro del mundo atigrado —que debe tener el aval del club— a diario sale una grabación con destino a los medios de comunicación conteniendo lo que opina un jugador ante preguntas que ni siquiera se reproducen y, por tanto, no se sabe ni quién las hace ni a qué apuntan. Es decir, se les ha cortado a los periodistas la posibilidad de ir y preguntar; entonces, es casi obligarlos —y a sus audiencias— a escuchar solo lo que al “interlocutor” le conviene que se diga.

El periodismo es un medio de producción, es decir su fin es presentar un producto elaborado con su propio trabajo. Farías y compañía lo quieren convertir en un medio de reproducción, o sea que muestre lo que le mandan y listo, casi una artimaña o un engaño.

Es un juego peligroso el que propone el entrenador atigrado y lo lamentable es que por su doble función el riesgo es que lo lleve a la selección, donde ya se le ha escuchado decir “no quiero nada de prensa”, como ahora con Carlos Lampe, sobre quien la FBF no dijo esta boca es mía para poner certidumbre sobre si integrará o no la delegación que viaja hoy para jugar unos amistosos con Myanmar e Irán.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia