Marcas

¿No sería mejor una intervención?

Más allá del intento que FIFA y Conmebol están realizando para renovar estructuras, adecuarlas a los tiempos actuales y, sobre todo, transparentar las administraciones, está visto que en Bolivia no se puede con los que están ahora ni con los que quieren estar.

La Razón (Edición Impresa) / Ramiro Siles

09:14 / 08 de agosto de 2017

Qué tal si al fútbol boliviano le llega una intervención. No del Gobierno, que no debería tener vela en este entierro. Sino de la FIFA o la Conmebol. Y que el interventor sea un dirigente, una comisión o lo que corresponda, necesariamente de afuera, es decir completamente ajeno sin el riesgo de codearse con la dirigencia actual.

Aquí nadie se salva, no hay angelitos. Todos tienen su cola de paja. Y si alguno nuevo por milagro no la tiene, está visto que no le da para ser el “hombre del cambio”.

Más allá del intento que FIFA y Conmebol están realizando para renovar estructuras, adecuarlas a los tiempos actuales y, sobre todo, transparentar las administraciones, está visto que en Bolivia no se puede con los que están ahora ni con los que quieren estar.

Ni bien comenzado el proceso electoral, éste se ha ensuciado, mejor dicho, los mismos de adentro lo han embarrado, a tal punto que hay que desconfiar de él.

En el deporte cuya bandera es el Fair Play (Juego Limpio) impera más bien el juego sucio, un “aporte” de unos y de otros. Otra vez: nadie se salva.

Hoy en el poder —en un interinato— Marco Peredo que supuestamente llegó para promover el cambio y después marcharse fue el primero en echar tierra, enlodar todo con sus supuestas denuncias ninguna comprobada, puro chismerío cuyo objetivo no ha sido otro que dañar solo a una candidatura, la de César Salinas, porque luego el pez cayó por su misma boca, trabajó incesante en ello para terminar apoyando a voz en cuello a Guido Loayza —su “hombre de cambio”—, un astuto de fútbol que sabe exponer muy bien sus éxitos como ocultar de la misma manera sus oscureces.

Que Salinas no crea que está al margen, también los suyos están echando mano de bajezas, jugando como los otros a manchar.

Como es guerra, diera la impresión de que todo vale.

Que alguien levante la mano sin habérsela manchado previamente. Vaya pedido al fósforo que uno hace, ¡qué va a haber! Por eso, una intervención de afuera no quedaría nada mal.

(*) Ramiro Siles es editor de Marcas Plus

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia